Rechazar al totalitarismo

Por: Ariel Peña

Por lo que se ha visto hasta ahora, de cara a las elecciones de 2022, la persona que mejor enfrenta al totalitarismo comunista, indiscutiblemente, es la senadora María Fernanda Cabal, cuya aspiración presidencial día a día se ha ido consolidando, debido a la franqueza como expone sus argumentos y a la manera en que defiende la libertad y la democracia, que son la antítesis de la dogmática marxista, que en Colombia con sus militantes e idiotas útiles quiere llevar a los habitantes del nuestro país a un infierno terrenal, del que difícilmente se podrá salir; por ello propugnar por la democracia y repudiar al totalitarismo, tiene que ser el lema.

Si se llega a materializar el “gobierno de transición” que proponían las Farc durante las negociaciones de La Habana, a partir de las elecciones del próximo año, eso será la cuota inicial para que Colombia vaya al envilecimiento, mediante una dictadura sempiterna en donde no habrá alternación en el gobierno; y para ello no solo tienen candidato comunista propio, sino que además contara con aspirantes presidenciales disfrazadas de progresistas o alternativos, siendo los resultados los mismos, o sea dictadura indefectiblemente.

“La gran revolución cultural china” de las décadas de los 60 y parte de los setenta del siglo XX, en donde fueron asesinados cerca de 80 millones de personas por parte de la camarilla comunista gobernante; la burocracia marxista tenía como consigna que la dictadura del proletariado se debería ejercer sobre la burguesía, situación que era difícil de determinar ante la carnicería que desató el partido comunista chino, por ello habría que preguntar ¿cuál burguesía? Ya que la situación de miseria en esos años era general para los chinos, por lo que no se podría determinar quiénes eran de la burguesía, pero la violencia la aplicaba la camarilla en contra de toda la población especialmente la más pobre.

Lea también
¿Cómo avanza Antioquia?

Zhou Enlai primer ministro y después Den XiaoPing, diseñaron para China una economía de mercado, pues percibieron que el socialismo fundamentado en el marxismo leninismo era un fracaso total, pero continuó quedando el poder político en manos de la dictadura comunista con un único partido.

Lo anterior es demostrativo de que el marxismo leninismo en el poder, poco le interesa los sufrimientos de la población y hace cualquier cosa para estar en la dirección del Estado por siempre, como lo vemos también con el comunismo en Venezuela, Nicaragua y Cuba, lo cual le podría ocurrir a Colombia si se deja llevar por los cantos de sirena de los que prometen el “cambio” o dicen que en el país hay una “casta oligarca”, que ha gobernado durante más 200 años, la cual hay que deponer, siendo eso una treta para engañar ingenuos, porque no se puede olvidar que Hitler, Mussolini, Fidel Castro y Hugo Chávez echaban la misma perorata de “cambio” y en contra de las castas oligarcas, teniendo resultados catastróficos para esos países cuando llegaron al poder dichos personajes.

La secta marxista leninista con sus diferentes remoquetes, no es democrática, porque simplemente usa como medio lo que llama la “democracia burguesa”, para conquistar el poder del Estado y montar una dictadura, que se ejerce de manera bestial en contra de los sectores pobres y las capas medias de la sociedad, que no pueden huir del país y que tendrán que aguantar por varias generaciones el yugo comunista.

¿Cuáles candidatos convertirían a Colombia en una Venezuela mediante una dictadura comunista? Como ya lo dijimos tienen su candidato comunista propio, pero también poseen formulas alternas, especialmente con organizaciones que hacen parte del Foro de Sao Paulo que indiscutiblemente es una internacional comunista, teniendo en primer lugar al marxista Gustavo Petro, cuyo movimiento denominado El Pacto Histórico, está integrado por partidos que son miembro de Foro de Sao Paulo y su admiración y reverencia por el chavismo es indiscutible, pues nunca lo ha ocultado.

Lea también
No permitiré que privaticen el Fondo Nacional del Ahorro

Ante las amenazas que acechan a Colombia en el 2022; mediante las candidaturas democráticas se tiene que armar una Alianza Republicana, que debería ir a una consulta interpartidista en el mes de marzo, para definir quién será el candidato de la opción democrática, entre quienes estarían la persona que designe el Centro Democrático, además del qué surja de los exalcaldes Enrique Peñalosa, Federico Gutiérrez y Alex Char; también en esa consulta deben estar el Partido Conservador, el Partido de la U, Cambio Radical, sectores liberales y los grupos evangélicos, para que esta misión se convierta en la alternativa real y factible que libere a Colombia de la amenaza comunista, directa o camuflada con los candidatos de la denominada izquierda.

Hay que hacer énfasis sobre lo que le espera al país con una dictadura comunista, en donde los que más van a sufrir serán los pobres que difícilmente tiene para donde agarrar, pues la miseria y el odio se convertirán en el pan diario, debido a que es innegable que el marxismo leninismo es el padre de la violencia y la mentira, armas que le sirven para consolidar a una camarilla comunista en el poder, utilizando la miseria de las masas como condición necesaria para ese propósito.

Síguenos en:
Google Noticias Canal Telegram Canal Telegram