Venezuela devalúa su moneda en un 43,37 % tras la última subasta en el mercado oficial

Bolívares

La moneda venezolana está devaluada hoy en un 43,37 % con respecto al dólar, luego de que la tasa oficial de cambio pasara de 85,87 bolívares el miércoles a 151,64 bolívares el viernes tras la última subasta de la semana del Sistema de Divisas de Tipo de Cambio Complementario Flotante de Mercado (Dicom).

La información fue dada a conocer en la página web del Banco Central de Venezuela (BCV).

La devaluación ocurre después de que el jueves el presidente, Nicolás Maduro, incrementara en 2,5 veces el valor del salario mínimo en el país, ubicándolo en 4.500 bolívares, hoy 29,67 dólares según la tasa oficial.

El aumento del salario fue anunciado como parte de los “factores de corrección” del programa de “recuperación económica” puesto en marcha en agosto pasado y que en materia de divisas incluyó el relanzamiento del sistema de subastas cuando arrancó con una tasa de 60 bolívares por dólar.

Desde que fue relanzado el Dicom en agosto pasado el bolívar se había depreciado un 60 %.

Además, el plan de Maduro en materia de divisas también incluye la autorización de las entidades financieras como operadores cambiarios, aunque todavía ningún banco compra ni vende dólares, y la restricción del uso de cuentas nacionales desde el exterior para evitar, según el Gobierno, delitos como la legitimación de capitales.

Con todo, en el mercado negro un dólar se cambia por hasta 4 veces el valor de la tasa oficial de hoy, atendiendo al férreo control de cambios que rige en el país desde 2003.

El Banco Central de Venezuela también ha informado sobre la cotización de otras monedas, como el yuan chino, que quedó en 21,80, la lira turca en 28,86 y el rublo en 2,26.

Venezuela, el país con las mayores reservas petroleras del mundo, vive una sequía de divisas debido, entre otras causas, a la caída de los precios y de la producción del crudo, su principal fuente de financiación.

Además el país caribeño atraviesa una grave crisis económica expresada en una inflación diaria del 3 %, fallos en los servicios públicos y escasez de alimentos y medicinas.

EFE