in

Un sueño, un reto, un computador. Computadores FUTURO

Por: Karen Delgado

karen miranda 1200 x 720 nuevo

Los motores de los grandes cambios en la humanidad han estado marcados por las herramientas; los seres humanos las hemos utilizado para crear objetos para transformar nuestros contextos.

Desde la invención de los primeros utensilios de piedra hasta la invención del microchip, cada nueva herramienta que utilizamos nos abre un nuevo mundo de oportunidades para crear e innovar de cara a mejorar nuestras condiciones de vida. ¿Pero qué pasa cuando el acceso a estas herramientas se queda sólo en aquellos que pueden financiarlas? ¿Qué sucede cuando en un contexto de globalización e hiperconectividad las personas no tienen las herramientas para participar de los procesos colectivos de transformación económica y social? En definitiva, esas personas se quedan atrás.

Algo que profundizó esta situación de quienes ya estaban en condiciones de vulnerabilidad fue la crisis sanitaria mundial generada por el COVID- 19 que ha puesto en manifiesto que el país y la ciudad deben aumentar sus esfuerzos por modernizar el sistema educativo, crear infraestructura tecnológica y generar estrategias para que los niños, niñas y adolescentes de las instituciones educativas oficiales no vean vulnerado su derecho a estudiar y puedan acceder al conocimiento desde sus casas.

Disminuir estas brechas de inequidad social en la ciudad se convirtió entonces en algo poco sencillo, pues una de las apuestas del Alcalde Daniel Quintero Calle fue permitir que esa transformación ocurriera en Medellín, porque mientras el mundo entero se desenvuelve y desarrolla en la tecnología, nuestra meta ha sido que ya no cada 7 niños compartan un computador, sino que cada 2 niños puedan compartir uno de estos equipos.

Por ello, comprar los primeros 70.000 computadores para niños, niñas y adolescentes de los grados 6° a 11° de las instituciones oficiales de Medellín, representó un gran reto institucional. Pero no fue una tarea fácil.

En una época de incertidumbre económica en la que por cuenta de la pandemia muchas mercancías quedaron atrapadas en los puertos, pues hubo necesidad de cerrarlos para evitar la expansión del virus, y cuando el dólar superó barreras que hace décadas no se conocían, el reto era mayor. Aunado a un sistema jurídico y administrativo que por su excesiva regulación imponía obstáculos adicionales por ser una entidad pública la que apostaba a una compra de esta magnitud.

Lea también
Mientras el uribismo calla

En este camino correspondió explorar experiencias similares como las del Distrito de Bogotá, el Ministerio TIC, Computadores para educar, Colombia Compra Eficiente y Uruguay, quienes nos abrieron sus puertas para consultar y hoy, agradecemos por su respaldo constante, pues no fueron pocas las sesiones de análisis de modelos jurídicos y contractuales, no solo para realizar una compra, sino para garantizar un adecuado modelo en el tiempo que, como diría el nuestro Alcalde, fuera “una mayor transformación posible y sostenible”.

Pero ahí apenas empezaban las preguntas, ¿este incentivo a la permanencia educativa, al fomento de la ciencia, la tecnología y la innovación a quiénes iba dirigido? ¿qué tipo de herramienta era el incentivo adecuado y qué papel jugaba su funcionalidad? ¿existían en el mercado en época de pandemia esta cantidad de herramientas que atendieran a esta necesidad? ¿cuántas empresas del mercado pueden tener esta cantidad de herramientas? ¿a qué costo? ¿Quién o quiénes iban a asumir el reto de la custodia? ¿Las aseguradoras apostarían por asegurar los riesgos asociados al proyecto? ¿Cuál sería la modalidad contractual que atendería a la transparencia, la pluralidad y además al mayor ahorro y mejor calidad? ¿Cómo lograr que en medio de los aprendizajes de una pandemia ellos puedan llevar estas herramientas tecnológicas a casa?

Para responder a estos interrogantes se adelantaron más de tres (3) estudios de mercado con el objetivo de estructurar una ficha técnica acorde a las necesidades educativas y tecnológicas los estudiantes; nueve (9) potenciales empresas proveedoras nos brindaron información sobre la situación actual de costos y mercado en el país para responder a éstas.

Varios funcionarios de muchas dependencias de la administración trabajaron incansablemente para responder a cada uno de estos interrogantes, (desde quienes escribieron el plan de desarrollo, hasta quienes hoy entregan los equipos) y así, luego de analizar muchos modelos contractuales, el proceso más transparente, más conveniente para garantizar el ahorro, la calidad y la pluralidad era acudir a un proceso de subasta inversa.

Lea también
Democracia, con excepciones

Más de sesenta (60) observaciones de diecisiete (17) empresas interesadas en una primera etapa de la selección; cincuenta y cuatro (54) observaciones adicionales en pliegos definitivos, hasta que llegó el día esperado, ese 13 de agosto de 2021, cuando cinco (5) empresas proveedoras de este tipo de herramientas presentaron sus propuestas y días después, luego de 26 lances en la subasta a través de SECOP II en el que compitieron por ofrecer el precio más bajo, finalizó el evento con un 28,97% de eficiencia gracias a la competencia en precios por parte de las cinco (5) empresas proponentes.

Logramos el objetivo gracias a un proceso transparente y competitivo en el que 20.564 niños más a los inicialmente previstos van a poder contar con el incentivo para permanecer, para transformar, para ser los futuros genios de la ciudad y del país. De este modo, no se adquirieron sólo 50.000 computadores, sino que gracias a las eficiencias y los beneficios de este proceso contractual, más de 70.000 equipos podrán ser entregados.

Los retos continúan, las compras siguen, los incentivos a la permanencia educativa, a la ciencia, tecnología e innovación apenas inician, serán más interrogantes y obstáculos con los que nos encontraremos, pero no nos detendremos en lograr el sueño de una Medellín Futuro gracias al uso que nuestros jóvenes harán de estas herramientas. Un sueño de nuestro Alcalde Daniel Quintero, un ejemplo de cómo alguien también puede soñar y transformar su entorno, gracias a un computador. Nadie se quedará atrás.

Abogada de la Universidad Libre de Colombia, Especialista en Derecho Administrativo de la misma universidad y candidata a magíster en Gobierno y Desarrollo de Entidades Territoriales de la Universidad Externado de Colombia. 
Actualmente ostenta el cargo de Secretaria de Suministros y Servicios de la Alcaldía de Medellín cargo que ocupa desde enero de 2020, se ha desempeñado como abogada en entidades públicas como la dirección de Gobierno Digital del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, la Personería del Municipio de Mosquera, la Alcaldía de Fusagasugá.
Dale click a "Me gusta esta página"


Google Noticias