Submarino hundido cerca a Noruega en 1989 continúa emitiendo radiactividad 100.000 veces mayor a la normal

Cortesía Norwegian Institute of Marine Research
Cortesía Norwegian Institute of Marine Research

Un grupo de investigadores del Instituto Noruego de Investigación Marina realizaron una expedición para estudiar al submarino soviético ‘Komsomolets’ hundido por un incendio en 1989 cerca las costas de Noruega, confirmando que este continúa emitiendo altas dosis de radiactividad, aunque indicaron que no representa ningún peligro.

Esta fue la primera expedición que utilizó un vehículo operado a distancia para filmar los restos del submarino a una profundidad de 1.700 metros y recolectar muestras para realizar mayores análisis.

La líder de la expedición Hilde Elise Heldal, indicó que tomaron muestras de un ducto particular donde anteriores expediciones rusas habían documentado fugas de radioactividad en los 90’s y en la última expedición en el 2007, “por lo que no estábamos sorprendidos de encontrar altos niveles de radiación aquí”.

Los investigadores descubrieron que una de las pruebas media alrededor del 100 Bq por litro, en contraste al 0.001 Bq por litro que se mide normalmente en el océano noruego.

Pese a que las cifras pueden ser bastante altas la investigadora aseguró que no son alarmantes, argumentando que “los niveles de radioactividad se reducen rápidamente a estas profundidades”, además indicó que no constituyen un peligro para la ecología ni para la pesca debido a que hay muy poca presencia peces en el área.

Dicho submarino se hundió el 7 de abril de 1989 a causa de un incendio en la sala de máquinas, suscitando la muerte a 42 de los 69 tripulante.