Según la ciencia, esta es la clave del matrimonio feliz

 

Cortesía Second Love
Cortesía Second Love

El portal español RT, revela que un estudio realizado en la Universidad Estatal de Florida y compartido en Psychological Science, recomienda un método cero común para ayudar a mantener la chispa del amor y la pasión tras varios años de matrimonio.

En un estudio anterior, se demostró que en varios casos, la satisfacción matrimonial va decreciendo cuando el comportamiento de la pareja es el mismo durante el pasar de los años. Por eso, los especialistas estadounidenses se vieron en la obligación de lanzar la hipótesis de que eso, se podría superar cambiando los pensamientos de una persona en relación a su pareja.

El equipo entonces, liderado por James McNulty quiso aclarar que si era posible mejorar la felicidad matrimonial, entrando, sutilmente, en asociaciones inmediatas y automáticas que llegan a la mente cuando las personas piensan en su cónyuge.

 

“La principal fuente de nuestros sentimientos acerca de nuestras relaciones podría quedar reducida a la forma en que asociamos a nuestros cónyuges con el afecto positivo, y esas asociaciones pueden venir no solo de nuestros cónyuges, sino también de cosas no relacionadas con ellos, como perritos y conejos”, dice McNulty.

Así, podrán crearse asociaciones positivas con el tiempo, agregando en repetidas veces, un estímulo positivo a uno sin relación. Por ejemplo, para ello se usan los perros de Pavlov, que segregaban salivas al escuchar el sonido de una campana tras ser expuestos a asociaciones de comida con el sonido de la campana.

El mencionado investigador junto a su equipo, crearon un método usando el mismo tipo de condicionamiento evaluativo, de manera tal que las fotos de un cónyuge fuesen acompañadas de palabras o imágenes positivas, como conejos y perritos.

Las conclusiones del mencionado experimento entre 144 parejas de voluntarios, demostraron que el método planteado sí funciona, puesto que los participantes expuestos a fotos positivas asociadas con la cara de su pareja, mostraron reacciones automáticas más positivas a su cónyuge, comparando a esos que lo vieron “emparejado” a fotos neutras.

 

Comentarios