Rusia inauguró la primera central nuclear flotante que irá al Ártico, los críticos la llaman ‘el Chernóbil sobre hielo’

Cortesía

Rusia inauguró este viernes 23 de agosto la primera central nuclear flotante bautizada ‘Akadémik Lomonósov’, la cual zarpó hacia el Ártico donde proveerá de energía a varias plataformas petroleras, los ambientalistas han expresado su preocupación sobre las consecuencias que tendría un accidente de esta por lo que la han llamado “el Chernóbil sobre hielo”.

Por su parte los diseñadores de la central nuclear aseguraron que su casco tiene el doble de grosor que el de un rompehielos tradicional, además cuenta con un compartimiento hermético para almacenar el uranio poco enriquecido ya utilizado, asimismo indicaron que podría soportar un tsunami provocado por un terremoto de 9 puntos en la escala de Richter.

El ‘Akadémik Lomonósov’ zarpó del puerto de Múrmansk, donde fue cargado con combustible nuclear y se dirigirá hacia Pevek, una pequeña ciudad en Siberia, el viaje tomará alrededor de cuatro a seis semanas, y al no contar con un motor propio será remolcado por dos rompehielos, se estima que en diciembre pueda comenzar a producir energía.

Este proyecto iniciado en 2006 cuenta con dos reactores KLT-40S de tamaño pequeño, que conjuntamente generan 70 megavatios, capacidad para suministrar energía eléctrica a una ciudad de casi 100.000 habitantes.

Por otra parte miembros de Greenpeace declararon que “no nos convencen las garantías de seguridad, aunque tengan menos potencia que una terrestre, puede haber contaminación radioactiva”, calificándolo como el “Chernóbil flotante o sobre hielo”.