¡Por culpa de Boeing! Wall Street no pudo levantar vuelo este lunes

Los analistas apuntan que, al margen del comportamiento de Boeing, el mercado no tiene mucho más margen de crecimiento después de haber registrado Wall Street uno de los mejores trimestres de los últimos 20 años. EFE
Los analistas apuntan que, al margen del comportamiento de Boeing, el mercado no tiene mucho más margen de crecimiento después de haber registrado Wall Street uno de los mejores trimestres de los últimos 20 años. EFE

Boeing fue la culpable este lunes de que Wall Street no levantara el vuelo en una jornada en la que el principal índice del parqué neoyorquino, el Dow Jones de Industriales, terminó en rojo arrastrado por la caída del fabricante de aviones.

En total, el Dow perdió hoy cerca de 84 puntos, lo que significó un retroceso del 0,32 por ciento, con Boeing encabezando la lista de pérdidas de las 30 destacadas empresas que conforman el indicador al retroceder un 4,44 por ciento.

El S&P 500 y el Nasdaq pudieron cerrar la sesión bursátil en terreno positivo, aunque con unos números discretos, al avanzar un 0,10 por ciento y un 0,19 por ciento respectivamente.

Los analistas apuntan que, al margen del comportamiento de Boeing, el mercado no tiene mucho más margen de crecimiento después de haber registrado Wall Street uno de los mejores trimestres de los últimos 20 años.

“Una vez más, nos estamos acercando a territorio sobrevalorado”, explicó el representante de Newton Advisors, Mark Newton, que apuntó que los sectores que han liderado el último rally, el tecnológico y el industrial, ya están alcanzando los precios más altos registrados anteriormente.

El notable retroceso de Boeing se produce después de que la financiera Bank of America Merrill Lynch rebajara la recomendación de la compañía desde “comprar” a “neutral”, tras apuntar que espera que la producción de los 737 Max se retrase desde seis a nueve meses.

Los repliegues del día se producen después de dos semanas consecutivas de ganancias de los tres indicadores principales, impulsado en buena parte por las esperanzas de que se llegue a un acuerdo en materia comercial entre EE.UU. y China, las dos principales economías del mundo.

La semana pasada, el presidente estadounidense, Donald Trump, apuntó que “en las próximas cuatro semanas” se sabría si los dos países consiguen llegar a un acuerdo.

A esa buena noticia se unió el viernes un dato de empleo, que revelaba una creación de 196.000 puestos de trabajo en EE.UU., por encima de lo esperado, por lo que los inversores aprovechaban hoy las energías positivas resultado de los dos eventos.

Los expertos señalan, sin embargo, que la próxima temporada de resultados empresariales, que se presenta imprevisible, podría empañar los ánimos en el futuro próximo. Nueva York, 8 abr (EFE)