Síguenos

Opinión

El poder de las regiones

Publicado

el

Jorge Enrique Velez Garcia Sin corbata 750x375 tn

Sin excepción, la pandemia nos ha afectado a todos de manera directa. La situación económica, los problemas de convivencia, y la nueva normalidad que seguirá después del Covid-19, nos hará repensar la forma en que hacemos las cosas y en la que tomamos las decisiones.

He sido consistente al decir que la situación política que estamos viviendo en el país, respecto de los partidos políticos y su estabilidad y credibilidad, está sufriendo la peor de las pandemias, porque, lo que pudo haber sido la ocasión perfecta para acercarse y unir a los colombianos, resultó solamente en la sepultura de los partidos políticos en Colombia.

Ante este tema, se me hace imposible, teniendo el deber como ciudadano, no hablar. La Colombia post pandemia será distinta, y ninguno de los partidos políticos actuales, ni siquiera del que fui presidente, supieron entender las necesidades del país, ni han sabido dimensionar los retos que vienen en los próximos meses y años. Los senadores y representantes se centraron en ponerle trabas a la reforma política, se centraron en querer continuar con una dinámica partidista que está matando lentamente el poder de la democracia.

Ese debate generalizado sobre las próximas elecciones: que si la izquierda o si la derecha (con la cual me identifico) o si el acomodado centro, que no es más que un cultivo de oportunistas que buscan saciar sus beneficios personales y aumentar su ego, va a ganar las elecciones, creo que, como popularmente dicen, “está mandado a recoger”. Limitarse a esas posibilidades es, definitivamente, no conocer el país y es, definitivamente, desconocer el poder de las regiones.

Hay una luz al final del túnel, y es defender y saber aprovechar el poder y potencial que tienen las regiones. Colombia, lastimosamente, fue maquinada y construida políticamente, para ser gobernada desde su capital y por gente de allá, y aunque existen muchos capitalinos que han entendido la idea de país, hay una gran cantidad que simplemente se concentraron en satisfacer sus intereses personales.

Es hora de abrirle las puertas a todo ciudadano que quiera participar activamente, desde los cargos de elección popular, por su región. Esa idea de impulsar lo local, para lograr lo nacional, debe calar en la mente de cada uno de nosotros y solo se logra defendiendo lo que es de uno, aprovechando lo que nos fue dado y, como decían los abuelos, “metiéndole con toda” para conseguir lo deseado.

A todas estas, qué bueno sería la unión de los antioqueños en una lista a Senado y a la Cámara, que fuera integrada con los mejores de nuestra región; una lista donde quepan las mujeres, los mejores políticos, los mejores empresarios, movimientos estudiantiles, sociales y culturales, todos, con una sola meta: defender la región y sus intereses; sin dependencias centralistas ni de partidos, cuyos representantes, gobiernan desde la comodidad de sus oficinas, desconociendo la realidad política del país.

La región Caribe hoy es reflejo de unidad; si cada región lo hace como hoy como lo están haciendo ellos, vamos a tener un desarrollo parejo y un progreso en las regiones muy marcado en unos tiempos, que sin duda alguna, serán muy difíciles de abordar.

Qué bueno que los candidatos que representan cada una de las regiones, como por ejemplo Dilian Francisca Toro, por el Valle, Luis Pérez y Federico Gutiérrez por Antioquia, y Alex Char por el Caribe, se sometieran a una consulta y que el ganador, respaldado por los demás, sea el (la) gran candidato (a) de las regiones, y seguramente el (la) próximo (a) presidente (a) de los colombianos.

Razón tiene el expresidente Uribe cuando dice nos debemos preparar, desde ya, para saber qué hacer por el 2022, y no me queda duda, ni a muchos de ustedes, que lo que nos une es la defensa de lo colectivo, y, en el caso de Antioquia, que es mi tierra, nos debe motivar es verla seguir siendo la tierra más hermosa, pujante y capaz, ese es nuestro legado. Una gran Colombia sería el resultado de la suma de progreso más liderazgo, esto se lograría es, desde el poder de las regiones.

Bienvenida Colombia, al renacer de las regiones.

Publicidad
Publicidad

Medellín