Síguenos

Wilton Chaverra Ríos

El primer día sin IVA, no reactivó la economía del País

Publicado

el

Wilton Chaverra Ríos Voces y pensamientos

Después de haberse desarrollado el primer día sin IVA, varias cosas quedaron claras: La primera, es que la gente (no toda), tuvo un comportamiento social irresponsable y no midieron las consecuencias de muchos de sus actos, o que después de tanto tiempo de confinamiento le fuimos perdiendo el miedo al contagio, e incluso terminamos pensando, que eso le ocurre a los demás, pero no a uno, ni a su propia familia.

La segunda, es que para este tipo de iniciativas el gobierno está improvisando, sin medir consecuencias ante varias batallas que ya veníamos ganando y que yo había exaltado en escritos anteriores.

La tercera, y diría yo que es el centro de todo, es que ante el desempleo y el bajón en los ingresos de muchas familias colombianas, cualquier centavo, como dicen mis padres debe ser bien utilizado; pero un día como estos termina influyendo para consumir ciegamente y gastar lo que no se tiene, mismo dinero que el día de mañana les hará falta para sus necesidades básicas, además de terminar anclados muchos de ellos en el riesgo de tener que pagar intereses, moras y demás sobre costos, por hacer caso a los medios publicitarios de entidades bancarias con su mensaje contundente para utilizar sus tarjetas de crédito.

¿Sabían que estudios al día de hoy, del Banco Interamericano de Desarrollo, demuestran que la clase media consolidada en Colombia, caerá del 30% al 12.7 %?

En la revista DINERO, podemos observar como el día sin IVA, superó los 5.4 billones de pesos, también vemos como el consumo vía internet aumentó en más de un 800 % y aunque esto es bueno, es importante analizar si realmente favoreció a los comerciantes medianos y pequeños, porque lo que se notó, fue que las grandes cadenas comerciales, terminaron acaparando la mayoría de clientes, ya que a excepción de ellos, muchos de los otros, no tenían claro, los mecanismos para hacer “dichas rebajas” en artículos que hace rato tenían en sus estanterías y fácilmente hasta los adquirieron en esos almacenes de cadena; es decir que esa cantidad de dinero que fluyó este día, queda en manos de unos pocos, ya que los empleos, en la mayoría de los casos, siguen siendo los mismos para esas enormes empresas, mientras que la economía en la clase media y baja, al contrario continua su declive y los compradores en vez de tener ese día un ingreso, obtuvieron fue un egreso.

Es necesario y urgente crear verdaderos caminos de reactivación económica pero no bajo el riesgo de la salud pública, pues inmediatamente me asalta la pregunta ¿para qué ha servido tanto esfuerzo?, es contradictorio ver como se le hace un comparendo a una persona por no tener pico y cedula un día determinado, ver como las autoridades intentan hacer entrar en razón al ciudadano de que eso es cuidarse a sí mismo y cuidar a los demás; pero el día sin IVA no, desdibujándose toda la rigurosidad de estos últimos meses, parecía ser un cuento aparte, donde todo el mundo podía salir, incluso con acelere porque debían de llegar antes que se agotaran los productos.

Hoy quiero invitar a la prudencia y como lo dije alguna vez, hay cosas que si las analizamos a profundidad, no las necesitamos, es tiempo de ser austeros, disciplinados en los gastos, medidos en el rose social, pero sobre todo solidarios con los pequeños y medianos comerciantes de las ciudades y los pueblos, pensemos la felicidad y estabilidad que le damos a esas personas que continúan luchando por no perder su patrimonio.

Ellos siguen preparándose con juicio y optimismo, tomando todas las medidas y soñando con que lleguen tiempos mejores, por eso es hora de empezar a poner los ojos en los lugares que viven del turismo, así como se hizo con el gremio de la construcción, los centros comerciales y otros sectores que se vienen habilitando de manera gradual.

Esperemos que para el próximo día sin IVA se hayan aprendido las lecciones, que sea más virtual que presencial, que se active el pico y cedula para mitigar un poco el riesgo (ejemplo: un día los pares y al día siguiente los impares) y que las grandes empresas verdaderamente efectúen los protocolos de Bioseguridad, de esta salimos pero cada uno poniendo de su parte.

Publicidad
Publicidad

Medellín