Por -

Replantear la relación con Venezuela

Por: Rafael Nieto Loaiza

La recaptura de Aída Merlano en Venezuela, condenada a 15 años de cárcel por  concierto para delinquir agravado y corrupción al sufragante, y protagonista de una cinematográfica fuga, ha dado lugar a un debate al que vale la pena entrar.

Están quienes sostienen que el gobierno no puede solicitar a Maduro la extradición de Merlano porque, dicen, sería legitimar el régimen chavista. Según esta posición, lo de Maduro es una dictadura y Colombia no debe tener relaciones con gobiernos dictatoriales.

No dudo de que el de Maduro es un régimen autoritario, incluso con pretensiones totalitarias, pero no creo que sea una dictadura. Un matiz, es verdad, y concedo en que no es relevante para lo que discutimos. Lo que sí importa es la coherencia. Lo cierto es que Colombia, y nada ha cambiado con el gobierno de Duque, ha tenido y tienen relaciones diplomáticas y comerciales con regímenes autoritarios y dictatoriales a lo largo y a lo ancho del planeta.

Recordemos las que tenemos con Cuba, una dictadura totalitaria, y con Nicaragua, un régimen muy parecido al de Venezuela. O con China, para dar otro ejemplo. Y no veo a nadie pidiendo que rompamos relaciones con esos estados.

El problema, entonces, no estaría en la naturaleza del sistema político venezolano, sino en el hecho de que Colombia desconoce el gobierno de Maduro  y, en cambio, reconoce como jefe de gobierno a Juan Guaidó. Y que pedirle la extradición de Merlano a Maduro supondría, tácitamente, admitir que Guaidó no tiene el poder.

Pero, ocurre que esa es exactamente la realidad. Guaidó no tiene poder alguno. Aunque no nos guste, quien detenta el poder, todo el poder, es el chavismo. Y el jefe del chavismo es Maduro. Por tanto, pedirle a Guaidó la extradición de Merlano, como se especuló que se haría, sería una tontería, un sin sentido.

Si se quiere que Merlano sea enviada a Colombia, tendrá que ser a través de gobierno de Maduro. Habrá en el Atlántico quienes no quieran, por cierto, el regreso de la ex parlamentaria. Yo sí. Que venga y cuente todo lo que sabe sobre la corrupción política en la Costa, caiga quien caiga.

Pero ese no es el tema. Lo que abre el incidente de la captura de Aída es la posibilidad de replantear la estrategia de Colombia hacia Venezuela. Yo vengo sosteniendo, en privado y en público, que lo que estamos haciendo es inútil. No sirve para cambiar el régimen político en el hermano país y tampoco sirve a los intereses de Colombia.

Ni siquiera le sirve a la popularidad de Duque. De hecho, lo desgasta. Como advertí en su momento, después del momentáneo repunte en las encuestas de principios de año pasado ha venido una caída generada, entre otras razones, por la frustración ciudadana frente al discurso que repitió, sin fundamento en la realidad, que Maduro se caería. Y no, ahí está, empobrecido, repudiado por muchos, pero sólido y más fuerte que hace doce meses.

Tampoco ha servido para cambiar el régimen que, entre otros, tiene el respaldo de los militares y con eso le basta. Además, la oposición venezolana es un desastre de rencillas, egos y vanidades, y falta de visión política. Perdió la calle.

Está dividida e infiltrada. Y todos, Estados Unidos y Guaidó también, han abierto la puerta para negociar con el chavismo. Duque tuvo la oportunidad el año pasado de ser el arquitecto de una verdadera transición a la democracia en Venezuela y la dejó pasar. Oposición y chavismo terminaron recurriendo a Noruega, España, Cuba. Y nosotros nos quedamos viendo un chispero.

Lo que debe primar en las relaciones con Venezuela son los intereses estratégicos de Colombia, no posiciones ideológicas o personales. El primero, conseguir que el territorio venezolano deje de ser el refugio y el espacio de aprovisionamiento logístico de los grupos armados colombianos. Por cierto, la extradición de Márquez, Santrich y Pablito sería muchísimo más importante que la de la Merlano. Después, detener el flujo de migrantes.

El país está pagando un costo altísimo y no aguanta uno más. Finalmente, los asuntos económicos: revitalizar el comercio fronterizo, el pago del par de miles de millones de dólares debidos por Venezuela a empresas colombianas, el acceso de Ecopetrol a campos petroleros en el hermano país, la venta de energía colombiana y la preparación para la importación de gas…



Deja tu comentario

Te puede interesar

  • Vamos con toda por el referendo

    Desde la expedición de la Constitución de 1991, se ha intentado reformar la administración de justicia en un par de...

  • Minga, una vez más

    El contexto: por un lado, por mucho que repitan que firmamos “la paz”, no hay tal cosa. Y no, no es porque est...

  • Desfloración de la democracia

    Hay que empezar por recordar la victoria. El dos de octubre celebramos el cuarto aniversario del épico triunfo del No...

  • Tutela Peligrosa

    La sentencia de tutela de la sala civil de la Corte Suprema de Justicia, en la que imparte un conjunto de órdenes a l...


Suscríbete a nuestros boletines

Recibe todos los días las noticias más relevantes de Minuto30.com

Instala nuestras Apps

Todas las noticias de Minuto30 en tu bolsillo
  • Minuto30 para Android
  • Minuto30 Play para Android
  • Minuto30 Play para iOS
  • Síguenos en las redes

    Minuto30.com
  • Minuto30 S.A.S - Copyright © 2020 | Superintendencia de Industria y Comercio - Nit: 900604924-8 | Medellín - Antioquia, Colombia | info@minuto30.com