Dólar: $3.769,46 Euro: $4.410,48

Covid-19

En vivo

  • 16.810.315

    Contagios Mundial
  • 661.917

    Muertes Mundial
  • 317.651

    Contagios Colombia
  • 10.650

    Muertes Colombia
  • 38.026

    Contagios Antioquia
  • 593

    Muertes Antioquia
  • Por -

    Negro, una estadística más de nuestra indiferencia como humanidad

    Pareciera que nunca nos cansaremos de sorprendernos. Cada día las redes sociales nos entregan nuevos casos de agresiones, violencias y biocidios que provocan la indignación general y sendas manifestaciones de activistas virtuales, las mismas que terminan siendo opacadas por la polémica política de turno o el último marcador futbolístico. Así somos, un país que se indigna, pero también otrora, un país donde irónicamente, la felicidad nos hace ser reconocidos en el extranjero al punto que el olvido hace parte de nuestro ADN y todo termina al bajar la marea.

    Considero que nos ha faltado como humanidad y quizás sobre todo como Colombianos una alta dosis de empatía y consideración; hemos perdido la capacidad de ponernos en los zapatos del otro. “Lo preocupante no es la perversidad de los malvados sino la indiferencia de los buenos” rezaba Martin Luther King, en los años sesenta y lastimosamente, a pesar de los avances tecnológicos y científicos, nos hemos quedado estancados en humanidad y esta frase no pierde vigencia. Adolecemos una preocupante crisis de valores que nos aísla cada día más de los objetivos que como seres vivos, y seres sociales deberíamos asumir; el principio de abundancia debería ser dogma, pues en la medida que el otro logra progresar y salir adelante, así mismo puedo lograrlo yo.

    Este preámbulo para enmarcar dos hechos muy dolorosos que acaecieron en las últimas semanas y que solo son un número más en la magna estadística de violaciones a la dignidad de la vida que diariamente se evidencian en nuestro desangrado país. El primero tiene como protagonista a NEGRO, un perrito criollo de más o menos 10 años de edad, habitante de las calles del barrio Villa Gladis en Engativá; este hermoso can, desapareció un día de la zona en la cual estaba acostumbrado a transitar y apareció al día siguiente con sangrado anal y bucal acompañada de signos evidentes de debilidad.

    El perrito fue asistido por personas amorosas del barrio, pero el dictamen los dejó agobiados: Negro fue violado y brutalmente empalado; tuvo destrucción de su esfínter anal, de parte de sus intestinos y abdomen; su cuerpo tenía pruebas de múltiples golpes en su piel la cual se encontraba llena de hematomas y equímosis. Se desconoce el autor de tan aberrante caso, sin embargo no es difícil entender que se trata de una persona altamente peligrosa para la sociedad, pues para nadie es un misterio que el maltrato animal es la antesala de múltiples sociopatías. El transtorno disocial es uno de los más relacionados con ello y predictor de personas carentes de empatía y ávidas de violencia y crueldad.

    De otro lado, tuve la oportunidad de ver un infortunado video donde un grupo de personas atacan con total sevicia a otra persona, asestándole veintisiete heridas con arma cortopunzante. Genera escozor y desagrado la forma tan cruel en la cual estos individuos sin ningún tipo de pundonor, apuñalan una y otra vez a esta persona que yace en el piso a merced de sus agresores que podrían ser entre cinco a seis individuos.

    Cualquiera pensaría son casos aislados y no comparables, pero NO, con mayúscula; es el mismo tipo de crueldad, sevicia, violencia, maldad, que raya en lo demoniaco y lo maquiavélico; me atrevo a asegurar que estas personas que infringieron semejante acto homicida contra este individuo, tuvieron que haber realizado en el transcurso de sus vidas, algún acto de maldad contra los animales.

    Dice la psicóloga Laura Fernández, licenciada en Criminología de una Universidad española: “La tolerancia a esta agresión (maltrato animal) en la sociedad actual genera, no sólo la producción de más actos violentos contra animales, sino también otros tipos diferentes de agresividad  siendo especialmente preocupante la relación que existe con la violencia de género y la violencia doméstica”*

    En eso nos hemos convertido; en una sociedad de momentos y de modas que se ofende con rapidez, pero al cesar la efervescencia olvida y continúa como si nada hubiera pasado.

    Como madre de un menor me inquieta mucho saber que valores están cimentando los principios de nuestra sociedad, me parece lamentable la forma como hemos olvidado la consideración y conmiseración buscando solo el bien individual a expensas de lo que pueda representarnos.

    El discurso de muchos que no les gusta los animales es que no los quieren pero los respetan; pero esta es una forma indolente de generar más indiferencia en un mundo que clama por un cambio ¡YA!. Las acciones contra ellos, se convierten en reacciones en cadena que terminan afectando de una forma u otra a la humanidad.

    Hay muchas formas de actuar y curiosamente se avecina en este año, los escrutinios electorales, a los cuales muchos les hacemos el “quite” o menospreciamos como algo que termina causando indiferencia como todo lo demás. Yo si quisiera un cambio y creo que este viene desde el mismo curso en el cual se acreciente la educación en valores y volvamos a mirar nuestras raíces, como la forma de solidificar un futuro que en este momento se ve ennegrecido pero que podemos llegar a cambiar. Cada acción que tomemos pueden evitar que existan más Negros en este mundo, hacer que menos animales permanezca en las calles, evitar la tortura y con ella la crueldad y para quienes creen que esto no se relaciona, con seguridad las relaciones interhumanas, cambiarían de un matiz oscuro a un ambiente multicolor.

    Deberíamos empezar a cambiar nuestra forma de pensar y de tomar decisiones, una forma de hacerlo (entre muchas más), sería evitar dar nuestro voto por el político que más publicidad genere, el que referencie otro dignatario o el de la pinta más “play”; esta no debería ser la forma de pensar en un futuro; es importante revisar los acuerdos programáticos de cada uno de los candidatos a las diferentes corporaciones en los escrutinios que se avecinan: Señores, hay que votar con conciencia.

    En mi caso, buscaré esa persona que entienda que los animales hacen parte de la sociedad, que son partícipes del desarrollo del mundo y de nuestro país, que las medidas que los amparen a ellos, están amparando el futuro de nuestros territorios al garantizar el respeto por la VIDA, al impregnarse de empatía entre todas las especies. No quiero saber de casos como el de NEGRO y mucho menos como el de chico agredido en Bogotá, no quiero saber que Medellín ha incrementado los casos de abandono y maltrato y menos que los homicidios a mitad de año, alcanzan cifras de 300 individuos.

    Quiero creer en un mundo mejor, pero para ello, todos y cada uno de nosotros debemos ser partícipes del cambio, desde las pequeñas acciones que enmarcan el respeto por la dignidad del otro, hasta las grandes decisiones que permitan impactar de la mejor forma posible en el respeto de los demás.

    P.S. Para quienes les interese el caso de Negro, a él le sobrevive una perrita Leika, su compañera de vida que quedó sola en las calles de Bogotá. Ellos deambulaban juntos y ahora ella persiste a merced de la indiferencia; Al finalizar esta columna desconozco su situación, pero podría entablar comunicación con quienes reportaron el caso si alguien desea ayudarla y brindarle el hogar que merecía junto con Negro y al cual seguramente, él aporta desde el Puente Arco Iris para ella.

    Fundación O.R.C.A

    Este es un espacio de opinión que refleja exclusivamente el punto de vista de su autor. Para nada compromete el criterio editorial de Minuto30.com

    Deja tu comentario

    Te puede interesar


    Suscríbete a nuestros boletines

    Recibe todos los días las noticias más relevantes de Minuto30.com

    Instala nuestras Apps

    Todas las noticias de Minuto30 en tu bolsillo
  • Minuto30 para Android
  • Minuto30 Play para Android
  • Minuto30 Play para iOS
  • Síguenos en las redes

    Minuto30.com
  • Minuto30 S.A.S - Copyright © 2020 | Superintendencia de Industria y Comercio - Nit: 900604924-8 | Medellín - Antioquia, Colombia | info@minuto30.com