contador de visitas
Síguenos

Misael Cadavid Jaramillo

Mi amigo Henry

Publicado

el

Misael Cadavid Jaramillo SUI GENERIS 750

Yo conocí a Henry Suárez, actual Alcalde del Municipio de San Luis un 25 de febrero de 2012, un hombre de noble y altruista talante, con una gran vocación de servicio, una inigualable sensibilidad social, soñador, visionario para hacer de su terruño el pequeño paraíso terrenal que anhela cualquier mortal.

Iniciamos trabajando juntos en aquella época en el Hospital Local, entre tertulias y copas con un relato casi fotográfico hacia un análisis de las aciagas épocas de violencia que vivió el oriente lejano y particularmente su amado municipio víctima de una esquizofrénica guerra sin ideologías políticas , ni principios de reivindicación social, sino con causas esencialmente económicas, de narcotráfico, secuestro y despojo de tierras, lo que dejó decenas de viudas y niños huérfanos y un 70% de la población desplazada.

Con el tiempo se hizo acreedor a mi respeto y admiración, y con ojo de buen cubero lo motive a que se preparara académicamente para ser alcalde y si que no me equivoque, en su primera candidatura no perdió sino que lo hicieron perder por 17 votos por aquello de que el pueblo vota de día y en la noche eligen unos pocos, fue un golpe moral duro y la derrota la asumió con gallardía, pero lo animamos a que continuara buscando no su sueño, sino el de los miles de sanluisanos que lo veían como su nuevo gran dirigente .

Y nunca dejó de ser el amigo que se toma una cerveza en la esquina dela plaza o en la tienda de una vereda lejana,el defensor de la paz, el abanderado de la lucha contra la inequidad social ,el hombre que madrugaba a caminar cada lugar de ese pueblo y a contarle a la gente que sí era posible un San Luís donde todos fuéran escuchados.

Sé quién es Henry en realidad y conozco de sus esfuerzos para llegar a donde está. Con él camine de la mano todos y cada uno de los puestos que me honró el Gobernador Luis Pérez: Gerente del Hospital San Rafael de Itagüí, Gerente de Municipios, Subsecretario de Salud, Director del Dapard y Gerente del Hospital La María; siempre a mi lado, con lealtad y ayudando a que cada actuación que dábamos la hiciéramos con el único propósito de ayudar a las clases sociales menos favorecidas.

Lo he visto llorar con las duras realidades personales y sociales y emocionarse con los tantos talentos que hay en en su municipio y veredas, con ver a un paisano recuperado de su salud después de una cirugía que el mismo tramitó , gastamos la suela de muchos zapatos y llegamos a muchos lugares a hacer Brigadas de salud a los que ningún servidor público y menos aún , candidato había ido.

Henry no es Alcalde porque sí, lo es porque muchas personas creímos y creemos en el juntos por San Luís ,porque el municipio se merecía a un hombre de paz que pasara la página de la violencia,un hombre hecho a pulso que pensara que en las veredas y corregimientos llegaran los servicios públicos, no como un lujo, sino como una necesidad para una vida digna.

Esa victoria de toda una ciudadanía cumple un año de haberse alcanzado.

Logro que está hecho con el esfuerzo y el trabajo diario de personas que, al igual que el Alcalde, se soñaron una municipio con los mejores futuros posibles, pero a su vez, con un espíritu de convertirlos en realidad.

Todas estas personas nos inspiran a trabajar día a día, a tomar mejores decisiones, a escuchar siempre, a dar un lugar a quienes no lo han tenido antes, a integrar a todas las personas sin requisito de pertenecer a élites de ningún tipo, o tener membresías para ser tomados en serio.

Aquí estamos como en ese 25 de febrero del 2012,con las ganas intactas, con la misma oposición de algunos que nos hace cada día mejores en una constante autocrítica, pero, sobretodo, conscientes de que ahora no somos los dos aventureros que iniciamos un sueño de llegar a una Alcaldia , ni el movimiento de 3 mil votantes, sino del municipio entero para unirlo,transformarlo y materializar sus sueños.

Creo firmemente que el alcalde sigue siendo el mismo que conocí consiguiéndole citas médicas o trámites para una cirugía a los más necesitados , caminando calles, abrazando las víctimas y proponiendo la creación de nuevos acueductos,el mejoramiento de las vías campesinas,la ampliación del alumbrado público , la casa del adulto mayor, el fomento del turismo ecológico, la defensa de los rios, la inclusión de las minorías Etnicas y diversas, la nueva terminal de transporte, la remodelación del parque emblemático, la lucha frontal contra el micro tráfico y la corrupción.

La matrícula cero, el mejoramiento de los puestos de salud, la atención primaria en salud, el fortalecimiento del Hospital a través de especialistas médicos, la creación de nuevas viviendas, el apoyo a la cultura, el mejoramiento de los escenarios deportivos, la institucionalización de los mercados campesinos como mecanismo innovador de dinamizar la economía local, el fortalecimiento de bomberos y gestión de riesgos de desastre y la apuesta para que ningún niño o niña de este municipio aguante hambre y convertirse en el abanderado para exigir ante el gobierno nacional la construcción de la tan anhelada doble calzada Santuario -Puerto Triunfo.

A un año de ese gran logro su equipo de gobierno ha trabajado día y noche para combatir la pandemia y sus efectos no solo sobre la salud sino sobre la economía , ha fortalecido el movimiento comunal y los colectivos activistas para conseguir una democracia más plural y que responda a la crisis social y económica de la pandemia. Y no menos importante, ha logrado devolver a su pueblo la dignidad y el arraigo por su terruño.

Trabajar por el municipio de una manera más equitativa es su impronta de vida, lleva en su ADN la fuerza incansable de campaña, sólo que ahora esa fuerza entera la utiliza para construir sin descanso el San Luís del futuro , el juntos por San Luis.

Tendremos Henry para muchos años, su carisma, liderazgo e inteligencia lo están posicionando como un alcalde referente en Antioquia e indudablemente será una activo político importante hacia futuro.

Publicidad