Dólar: $3,774.25 Euro: $4,119.33

Covid-19

En vivo

  • 5.840.369

    Contagios Mundial
  • 360.919

    Muertes Mundial
  • 25.366

    Contagios Colombia
  • 822

    Muertes Colombia
  • 1.005

    Contagios Antioquia
  • 7

    Muertes Antioquia
  • Por -

    Liberal, pero jamás terrorista

    Por: Nelson Hurtado O

    Me enseñó mi primer mentor político, que: “para ser político en Colombia, había que tener estómago de gallinazo” y que como en la canción, en “política no se puede decir todo lo que se piensa, ni se piensa todo lo que se dice”.

    Por: Nelson Hurtado O

    Evidentemente soy de otra generación, pertenezco a aquellas generaciones de colombianos perdidas, por la carencia de una carta de recomendación para un empleo público, cuando el Estado era el mayor empleador o para el ingreso a la Universidad pública o algunas privadas, cuando los cupos eran ocupados antes por las recomendaciones de gobernantes y dirigentes políticos, que por la valuación de aptitudes afines con la profesión a la que se aspiraba uno a formarse o por la carencia de una beca o subsidio desde fondos educativos que constituían las entidades territoriales o por la imposibilidad de acceder al “icetex”, ante la imposibilidad de conseguir un fiador y ante la carencia de capacidad pago del educando y de su familia.

    No obstante, como yo y de lo cual soy testigo, muchos jóvenes de mi época, vitales, inconformes, contestatarios, pero profundamente demócratas y si se quiere desde el catecismo del padre Astete, aprendimos y aprehendimos y vivimos y luchamos y  construimos en las veredas perdidas en los lomos altos de las montañas o en las profundas cañadas de la Patria: comunidad, bien común, civilidad, solidaridad, mucho antes de que tuviera que ser mandato constitucional. Íbamos para entonces a pie y en la más afortunada ocasión en bestias “cargaleña”, hasta que como liberales solo nos quedó callo en el culo!

    Y nos formamos no solo como liberales, amantes de la libertad, sino como seremos humanos, que así fuésemos creativos para la “ofensa” bajo el calor de una campaña electoral, hábiles para caricaturizar, nunca, nunca optamos por la fuerza para demoler al contradictor político, porque además, el Maestro de la escuela, nos había formado en la civilidad, en el temor a Dios y en el respeto a nuestros semejantes, desde el principal reconocimiento de que también éramos imperfectos y que la verdad es inasible y que la diferencia era justamente el motor del progreso de la civilización humana. Nuestras batallas eran para entonces argumentativas y eso que carecíamos del flujo de información de que disponen las actuales generaciones. Emocionante escuchar a “merejo” en sus “ofensas” contra los liberales, citar pasajes enteros del Fausto de Goethe o descendernos a los mismísimos infiernos con Dante Alighieri o impávido sentenciar que en el recinto del concejo se “encuentra reunida la fauna….”(menciona un pueblo) y todo seguía normal, a la semana siguiente nos acompañaba o se pegaba a la comisión de plañideras que como un éxito total, había conseguido una cita en la capital, para hablar con el gobernador de turno o el senador, representante o diputado de moda y mucho mayor era el éxito cuando se conseguía el nombramiento de una maestra para la escuela de lejana vereda, el nombramiento de un médico, el auxilio para la construcción de un acueducto veredal, de una escuela, de un puesto de salud y mayor la emoción cuando se inauguraban y asistía con calle de honor y todo el gobernador o el Ministro a inaugurar el hospital nuevo o la carretera veredal.

    En mi caso, que es el de muchos jóvenes de las generaciones que perdió la República, nos formamos unos bajo la malicia indígena y el olfato político de un grande como Bernardo Guerra y otros nos formamos en la escuela de un William Jaramillo Gómez, contestatario, vehemente, pero ante todo profundamente humanista, civilista, demócrata, malgeniado, pero por sobre todo Ciudadano respetuoso de la Ley, las Instituciones y las Autoridades de la Patria; al lado de él, hombres públicos tan decentes, que decíamos que eran unas damas, como Evelio Ramírez Martínez, Don Gabriel Fernández Santamaría, Benedicto Uribe, Luis Guillermo Vélez Trujillo y otra extensa lista de jóvenes promisorios, reserva del Partido, reserva de la democracia, pero ante todo reservas de Patria y civilidad.

    Todo ha quedado atrás! Hoy, no le pertenecemos al Partido, ni éste nos pertenece y muy a pesar de la presencia de jóvenes en su dirección, el partido liberal, en lo que queda, sigue manteniendo una organización de “cúspides”, pero no de bases; el partido liberal a través de su discurso, ajeno a su filosofía y a su ideario, no contribuye a formar comunidad democrática, el partido liberal por más convenciones que haga, a las que he asistido por derecho propio según sus estatutos, sigue haciendo “convenciones con VOZ, pero sin VOTO”, en tanto luego de kilométricos discursos se termina por otorgar “plenas facultades”, por antidemocráticos “aplausos cerrados”, que más parecen ovaciones a toreros. Si sentimos orgullo en algún momento de disentir del Dr. Guerra y de saborear el placer de fundar disidencias dentro del partido liberal y de obtener mayorías en nuestros concejos de apartados municipios, era la resignificación de que el cambio podía venir de manera civilizada y era un orgullo, pues sentíamos que el derecho a disentir y si se quiere al libre examen, encontraban realización práctica. En esa perspectiva, años más tarde, vimos en Alvaro Uribe Vélez, el más claro prospecto de renovación liberal y allí estuvimos, hasta que eligió rumbos distintos a los del Partido Liberal, entendibles por su sagacidad política, pues con alta probabilidad, el Partido Liberal,(su estructura directiva) jamás le habría permitido ni siquiera ser ungido como candidato a la Presidencia de la República.

    Y a la par que la nueva institucionalidad de la Patria se organizaba desde la base hacia la cúspide, con la elección popular de alcaldes, el partido liberal mantuvo su organización contraria, de arriba hacia abajo, de  órdenes y mandatos y mandados, mientras cada municipio se amontonaba en amorfas organizaciones locales de tipo “cívico”, que quizás curaron el priurito de los paros cívicos y las virulentas demandas que se hacían a los poderes centrales, con las transferencias de competencias y de algunos recursos a la entidad municipal, pero sobre todo, con la traslación a cada comunidad local de la más grave y pesada responsabilidad: Ser auto generadores de su propio progreso, de su propio desarrollo. Y volaron a la m…las jefaturas del partido, departamentales y municipales y los diputados, representantes a la Cámara y Senadores, ya no se les invitaba, tuvieron que empezar a buscar ser recibidos en las comunidades locales, las reglas del juego eran otras y la lucha por los SUFRAGIOS al mejor estilo de Beccaria, se volvió cosa de solucionar con dinero. Ya no fue nunca más la Patria, el Partido, las Instituciones, las dignidades, la civilidad, el bien común, la democracia, las que guiaron ni la formación, ni el ejercicio del gobierno. Escuché aspirantes al Congreso, mendicando un sufragio, en aras de ser elegidos, para completar el tiempo para la jubilación, qué desvergüenza! Pero ese fue el principio, de lo que ahora tenemos: la imposición de las “agendas privadas”, sobre las “agendas públicas”, en el estribillo de: “desde nuestros principios, nuestras convicciones,  nuestros deberes, nuestros sueños, nuestras visiones…bla, bla, bla”, en lo que COMO LO HE DICHO desde hace muchos años atrás, anida una especie de subversión igual o más dañina y más perversa que la armada que ejercen las FARC, a mansalva y con sus cilindros bomba y que no es otra que la CORRUPCION rampante que nos agobia. Y es que la corrupción, no solo es apoderamiento ilegítimo e ilícito de los bienes públicos, corrupción es la captura de las funciones públicas, de las decisiones públicas, corrupción es proferir decisiones administrativas contrarias al ordenamiento jurídico y de favorecimiento a individuos o grupos y en todo caso, decisiones que NO REALIZAN el BIEN COMUN o la UTILIDAD PÚBLICA o el INTERÉS SOCIAL.

    Desde la anterior remembranza y desde el “Réquiem por los partidos”, que visionariamente escribió en EL TIEMPO y mucho antes de tiempo, el Dr. Alfonso López M.; desde las escuelitas que ayudamos a construir en las lejanas veredas a las que llegábamos para enseñar el CREDO del PARTIDO, de la PATRIA, de la CIVILIDAD, de la DEMOCRACIA, pero sobre todo por el reencuentro de nuestros conciudadanos y compatriotas más desconocidos, es por lo que debo decirle con todo respeto al señor Campuzano, concejal de Medellín, que SOY LIBERAL y CIUDADANO,CIVILISTA, DEMOCRATA, doblemente SOLIDARIO, desde el principio jurídico y desde mi fe cristiana, si se quiere semejante a los liberales de Rionegro, como decíamos y que ni yo, ni ninguno de quienes conozco como liberales, pertenecientes a esas generaciones perdidas, más precisamente como lo he dicho, generaciones del estado de sitio, que vivimos la política además como arte de servir, no de ser servidos y como un claro y diario ejercicio de la inteligencia, como racionalidad, que NO FUIMOS, NI SOMOS unos TERRORISTAS. Tal vez su afirmación es, justa y exactamente, la dimensión de la seudo-política, la inexistencia de PARTIDOS POLITICOS, inmanentes a la democracia, que es vacío e incoherencia en el que solo pueden existir sus practicantes, por una razón simple: la PRENSA, la RADIO, la TELEVISION, el INTERNET y sus redes “sociales” y desde el escritorio NO FORMAN CALLO, que es como el pre grado de CIUDADANO, BUEN PROJIMO, DEMOCRATA, BIEN COMUN, existencia en coexistencia y no mera existencia de individuos-solitarios y además virtuales. La comunidad es eso: EXISTENCIA en COEXISTENCIA y no imagenología, que en materia de políticos, ni siquiera tiene las bondades de los rayos x.

    No soy quien para darle consejos, pero si soy un hombre de bien, ciudadano, LIBERAL, para exigirle respeto y sobre todo mesura, ponderación, sindéresis, coherencia, pues creo que esos arrebatos, serían muy comprensibles en un joven que recién estrena ciudadanía, pero no en Usted, como concejal y egresado de una prestigiosa UNIVERSITAS, que le cubrió con los delicados bálsamos del conocimiento, únicos para sanar las pestilencias del espíritu humano.

    Deja tu comentario


    Te puede interesar

    • Somos un Morro de Agua

      En la vertiente occidental de la zona media del río Cauca, en el Suroeste antioqueño, existe una montaña donde se a...

    • Los trabajadores y la Covid-19

      Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), por causa de la Covid-19, se perderán millones de empleos en...

    • No seamos tan miserables

      Por estos días en los que enfrentamos una guerra contra la pandemia del Covid-19 y en la que las autoridades nos han ...

    • Se tenía que decir…

      Los afanes de protagonismo junto a las continuas acciones en desprestigiar al Gobierno Nacional durante la crisis actu...


    Suscríbete a nuestros boletines

    Recibe todos los días las noticias más relevantes de Minuto30.com

    Instala nuestras Apps

    Todas las noticias de Minuto30 en tu bolsillo
  • Minuto30 para Android
  • Minuto30 Play para Android
  • Minuto30 Play para iOS
  • Síguenos en las redes

    Minuto30.com
  • Minuto30 S.A.S - Copyright © 2020 | Superintendencia de Industria y Comercio - Nit: 900604924-8 | Medellín - Antioquia, Colombia | info@minuto30.com