Dólar: $3,774.25 Euro: $4,119.33

Covid-19

En vivo

  • 5.840.369

    Contagios Mundial
  • 360.919

    Muertes Mundial
  • 25.366

    Contagios Colombia
  • 822

    Muertes Colombia
  • 1.005

    Contagios Antioquia
  • 7

    Muertes Antioquia
  • Por -

    “Ley Merlano” contra conductores ebrios, propone el exministro German Cardona

    Por Edgar Artunduaga

    Mientras prepara la maleta para irse como nuevo embajador en El Vaticano, el exMinistro de Transporte Germán Cardona recomienda que la ley que el país tendrá que aprobar contra los conductores borrachos lleve el nombre del senador Eduardo Carlos Merlano, centro de un escándalo por negarse a una prueba de alcoholemia.

    Por Edgar Artunduaga

    Cardona, ex gobernador de Caldas, dos veces alcalde de Manizales y Ministro de Transporte del presidente Santos, por 22 meses, considera que su sucesor Miguel Peñalosa “es un buen hombre, un gran señor, una persona seria que conoce el sector, que con él queda en buenas manos”.

    “Creo –afirma Cardona- que el Congreso está en deuda con el país. El Congreso de la República tiene que sacar adelante la ley para encarcelar y castigar severamente a los conductores borrachos. Incluso puede bautizarla como  “Ley Merlano”.

    ¿Por qué se mete con Merlano?

    Es que si alguien le tiene que dar ejemplo a Colombia somos los funcionarios públicos, entendido también los congresistas. Yo defiendo que se debe sancionar con cárcel a las personas que sean sorprendidas manejando en estado de embriaguez, sea quien fuere, porque esa es la forma de que empezamos a respetar la autoridad.

    Estoy seguro de que el Senador Merlano, persona a quien respeto como ser humano, no hubiera hecho lo que hizo, si hubiera estado en Estados Unidos, donde nadie se atreve a enfrentarse a un policía, como lo hizo aquí el Senador. Aquí en Colombia, una persona en estado de embriaguez se cree que tiene súper poderes y se enfrenta a la policía, que simplemente está cuidando que los ciudadanos se comporten bien.

    Un conductor en estado de embriaguez, es un asesino al volante. Puede que no lo esté haciendo con intención pero sí infortunadamente pierde el control.

    Usted, además, tuvo una funcionaria cercana que salió por unos tragos de más….

    Lo recuerdo perfectamente. Era una funcionaria de muy alto nivel, con dos copas de vino y un problema con unos policías. Ella tomó una decisión de mucha altura, renunció al cargo y hoy es un ejemplo nacional de una persona que tomó una decisión responsable. Uno tiene que asumir la vida con responsabilidad y la Ley Merlano la necesita el país.

    La doctora María Inés Agudelo era la gerente del INCO, una mujer maravillosa, ejemplo para Colombia por el carácter demostrado. Cometió un error y se fue.

    ¿Usted sugiere que Merlano haga lo mismo?     

    El Senador es quien debe decidirlo. Ahí tiene el ejemplo de la Doctora María Inés Agudelo.

    ¿Quién hundió el proyecto de la cárcel para los conductores ebrios?

    Fue una sucesión de cosas. En este caso se fueron algunos parlamentarios. Media Cámara se retiró del recinto y hundió el proyecto. Si el Congreso de la República aprobara un proyecto de estos, creo que ganaría muchísimo en imagen ante el país, y más con la infortunada situación del Senador Merlano.

    ¿El Congreso fue irresponsable con ese proyecto?

    El proyecto volverá a ser presentado a las sesiones del próximo 20 de julio y espero que Representantes y Senadores lo asuman con responsabilidad. Hay que ponerle mucho cuidado al Código Nacional de Tránsito, que tampoco ha surtido sus procesos en el Congreso.

    ¿Por qué insiste tanto en el Código Nacional de Tránsito?

    El Código tiene que ver con los centros de diagnóstico automotor, asunto que nos afecta mucho. Nosotros decidimos que los vehículos nuevos no se revisaban sino después del sexto año y al parecer hay mucha gente interesada en impedirlo.

    Está el tema de la chatarrización, los centros de diagnóstico, el asunto de los borrachos. Asuntos complicados, con muchos intereses.

    ¿Se retira por negarse a aceptar presiones políticas?

    Ese ha sido mi talante desde siempre. Cuando fui Alcalde de Manizales me tocó un Concejo en la oposición. En este caso he sido muy respetuoso con el Congreso, aunque con diferencias puntuales, por ejemplo, en relación con el Código de Tránsito. El país debe mantenerse vigilante para que el Congreso no vaya a hundir ese proyecto.

    Desde el punto de vista de los empresarios, tuvimos algunas dificultades al principio del gobierno, diferencias sobre la forma de contratar las obras públicas, pero todo eso se subsanó en el tiempo y hoy las cosas están marchando bien.

    ¿Ha funcionado el RUNT?

    El Registro Unico Nacional de Tránsito es una herramienta, como un centro de inteligencia, pero se tiene que alimentar de toda la información que le llega de las Secretarías de Tránsito de todo el país. Los problemas surgen de que este proceso no se ha cumplida de manera efectiva.

    ¿Se fue usted y no terminamos la doble calzada Bogotá –Girardot?

    Es una de las cosas que a uno le frustran del sector público. Los errores cometidos por otros nos llevaron a cambiar el esquema de las concesiones y por eso se está hablando hoy de las concesiones de cuarta generación, con mayor esfuerzo financiero de los contratistas. Se va a seguir pagando es contra ejecución de obras. No habrá peajes antes de empezar las obras ni se van a entregar vigencias futuras antes de empezarlas. Ese fue el gran error de la autopista Bogotá – Girardot, que hoy tratamos de salvar. Declararle la caducidad significaría su abandono.

    El país le financió el Metro y el Metrocable a los paisas pero en cambio el Metro para Bogotá,no camina…

    Está más que financiado. Que no quede duda de que el Gobierno Nacional tiene apropiados para el Metro de Bogotá, vigencias futuras para la construcción desde el año 2016 hasta el año 2032 y si es necesario también unos pedidos adicionales. O sea que Bogotá lo único que se necesita ahora y eso ya lo hemos hablado con el Alcalde Petro, es que se terminen los estudios definitivos de fase tres por lo menos del primer tramo, lo que llamamos el Corredor oriental, que va recostado contra los cerros orientales, desde la zona donde está ubicado el Palacio de Nariño, el Parque Tercer Milenio, hasta la calle 100 o la 127, hasta donde defina el Alcalde Petro. Tan pronto estén los diseños completos, que es una responsabilidad del Distrito, esa obra se puede empezar a construir.

    ¿Cuándo vamos a ver el túnel de la Línea?

    Ese túnel tiene 8.8 Km de longitud. En este momento van perforados aproximadamente 6 Km. Tiene un esquema de construcción en contrato, que se llama “Llave en mano”, que quiere decir que el contratista se compromete a hacerlo en un plazo determinado, por un valor determinado y sin más reajustes.

    Ese contrato tiene plazo hasta mediados del 2014. El contratista está trabajando en él, ha tenido unas dificultades con unos temas ambientales, pero a eso le están buscando una solución. Yo esperaría que no haya inconvenientes para que podamos ver la luz al final del túnel, de aquí al 2014.

    El tema de las obras viales es clave además para que funcione para Colombia el TLC. ¿Cuál es la situación hoy, a su salida del Ministerio?

    La realidad es que Colombia tiene un atraso evidente en infraestructura. Decir lo contrario sería mentirle a los colombianos, y muy especialmente en infraestructura vial, pero también en férrea. En puertos estamos mejor pero para poder llegar a los puertos, se necesitan vías y se necesitan ferrocarriles.

    Tuve un desgaste personal, profesional y si se quiere político para el gobierno, cuando desde el  principio de mi gestión dije que primero teníamos que volver a crear la cultura de estructuración de proyectos en Colombia. Eso ya está garantizado con la creación de la Agencia Nacional de Infraestructura, con la Ley de asociaciones público-privadas, con haber adjudicado ya obras por más de tres billones de pesos en estos últimos 20 días, sin ningún problema de transparencia. Todo salió perfectamente bien y sin anticipos. Digamos que dejo esas bases listas.

    ¿Qué tanto hizo el Ministro Andrés Uriel Gallego, mientras estuvo en su cartera?

    Sería una injusticia  no reconocer la labor que hizo Andrés Uriel, durante esos ocho años, lo que pasa es que el sector público es muy ingrato y también y lo digo con toda sinceridad, faltó un poco de diseños y estudios en muchos de los proyectos que se hicieron. Por ejemplo el Plan 2500 se hizo a las propuestas más bajas, muchas veces sin unos estudios muy completos y eso infortunadamente generó problemas.

    ¿Qué responde a quienes dicen que se le fueron dos años en planeación y cero obras?

    Tienen razón. Es parte de lo que yo asumí como responsabilidad. Yo soy de los que cree que uno no tiene que trabajar para las próximas elecciones, sino para las próximas generaciones. Lo que yo hice fue simplemente decirla el Presidente “creo que aquí hay que revisar un poco la cultura de la estructuración de proyectos”.

    ¿Qué dejo yo? Simplemente una serie de bases muy firmes hacia el futuro, veinte o treinta años. Además 16 obras que valen más o menos tres billones de pesos en todo el país, unas carreteras absolutamente importantes, como por ejemplo la vía entre Medellín y Quibdó, que toda la vida la hemos pedido. Quedan los recursos. Puedo mencionar 15 más de ese tipo, entre San Vicente del Caguán y San José del Fragua, vías entre Quibdó y la zona de Pereira, le puedo mencionar en Norte de Santander, en Santander, en Antioquia, en mi departamento, en muchas partes.

    ¿Está hablando de obras por hacer?

    Quedan adjudicadas para empezar. En este momento estamos licitando una serie de proyectos que se llaman “Corredores de mantenimiento”, que son 1.2 billones de pesos, vías que ya existen, que están desfinanciadas y son 28 corredores en todo el país, para mantener más de 1600 Km de vías.

    ¿Es decir que no fueron perdidos estos dos años?

    No. Una vez dijo Pascual Gaviria en La Luciérnaga que el Ministerio no de era de obras sino un centro de pensamiento. Era cierto, estábamos organizando cosas. No me arrepiento. Yo soy un ejecutor. Recuerdo sin vanidades que batí un récord haciendo en pocos días, hace veinte años, el estadio de Manizales y no se ha caído. Dije en esa alcaldía: “obra que se empieza, obra que se termina” y así fue.

    ¿Se perdió mucha platica en el país por esa falta de diseños y estructuración de que usted habla? ¿Se actuó muy a la loca, a la ligera?

    Yo diría que se actuó a la topa tolondra en muchas oportunidades y eso no es bueno. La obra más costosa es la que se queda desfinanciada o que está mal diseñada o mal estructurada. Eso lo digo por experiencia.

    Recuerde que a mí me pasó una cosa con una funcionaria de altísimo nivel, que en su momento tuvo un problema con dos copas de vino y un problema con unos policías y ella tomó una decisión de mucha altura, renunció al cargo y hoy es un ejemplo nacional de una persona que tomó una decisión responsable. Me parece que lo que uno tiene que afrontar es la responsabilidad y creo que lo de la Ley Merlano, le quedaría muy bien al país también para que se muestre que eso no se puede volver a hacer.

    ¿Ve usted que las constantes críticas del Presidente Uribe, son una obstrucción malsana en este Gobierno de Santos?

    Se lo voy a decir por mi propia vivencia: cuando yo dejé la primer alcaldía de Manizales, a mí me premiaron como el mejor alcalde de Colombia y salí convencido de que yo era un alcalde irreemplazable. Estuve como cinco o seis meses que no me ubicaba, se lo digo con franqueza y es la verdad. Eso se lo compartía en estos días al Presidente Santos.

    Creo que dejar el poder es muy difícil y sobre todo cuando uno ha sido tantas veces  aplaudido y además con reconocimiento verdadero, como ha sido el Presidente Uribe. La verdad es que cuando uno deja el gobierno, dejó de ser gobernante y tiene que entender que vienen a gobernar otros. Yo espero que el país siga entendiendo que el Presidente Santos tiene la capacidad, el conocimiento y la inteligencia para dirigir a Colombia. El Presidente Uribe es un hombre que todos los colombianos queremos mucho y yo en lo personal lo aprecio y estimo muchísimo, pero finalmente el Presidente, es el Presidente Santos y le garantizo que va a seguir gobernando, porque eso es lo que le gusta, tiene carácter y conocimiento para hacerlo.

    Ese “seguir gobernando”, ¿es la reelección?

    No tengo ni idea. Después de que deje de ser Ministro, a partir de la semana entrante, si quiere podemos hablar de ese tema.

     

    Edgar Artunduaga Sanchez

    Deja tu comentario


    Te puede interesar

    • Somos un Morro de Agua

      En la vertiente occidental de la zona media del río Cauca, en el Suroeste antioqueño, existe una montaña donde se a...

    • Los trabajadores y la Covid-19

      Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), por causa de la Covid-19, se perderán millones de empleos en...

    • No seamos tan miserables

      Por estos días en los que enfrentamos una guerra contra la pandemia del Covid-19 y en la que las autoridades nos han ...

    • Se tenía que decir…

      Los afanes de protagonismo junto a las continuas acciones en desprestigiar al Gobierno Nacional durante la crisis actu...


    Suscríbete a nuestros boletines

    Recibe todos los días las noticias más relevantes de Minuto30.com

    Instala nuestras Apps

    Todas las noticias de Minuto30 en tu bolsillo
  • Minuto30 para Android
  • Minuto30 Play para Android
  • Minuto30 Play para iOS
  • Síguenos en las redes

    Minuto30.com
  • Minuto30 S.A.S - Copyright © 2020 | Superintendencia de Industria y Comercio - Nit: 900604924-8 | Medellín - Antioquia, Colombia | info@minuto30.com