Por -

Justicia Especial para las Farc

Si hace 10 años a los colombianos alguien nos hubiera dicho que las Farc tendrían en el futuro impunidad, elegibilidad política y demás privilegios de los que hoy disfrutan, indudablemente hubiera sido tachado de loco. Tristemente hoy la realidad es otra.

Como parte de la implementación de los acuerdos de La Habana y con 160 artículos, el Gobierno de Juan Manuel Santos y las Farc, a través de la Justicia Especial para la Paz (JEP), acaban con la independencia de los poderes públicos. La creación de una súper corte, grande en burocracia y sin instancia superior, pensada sólo para limpiar las culpas de las Farc y perseguir a la oposición, es sin duda alguna, el logro más grande que obtuvieron los criminales.

Los ‘orangutanes’ que el Gobierno incluyó en la JEP son descarados y sin precedentes:

– Es una justicia paralela al ordenamiento jurídico, autónoma, atemporal y prácticamente sin posibilidad de segunda instancia.

– Un monstruo burocrático innecesario, teniendo en cuenta que la Corte Suprema ya tiene experiencia en justicia transicional.

– La tendencia ideológica de los magistrados claramente es de izquierda, misma ideología de los criminales que “juzgarán”.

– Justicia fuente de impunidad. No es necesario que las Farc se acojan a la JEP para que puedan hacer política. Además basta con que confiesen los delitos para no pagar cárcel.

– La reincidencia en los delitos por parte de los miembros de las Farc, no implica que pierdan los beneficios que la JEP les otorga.

– Declara el narcotráfico como delito conexo al delito político.

– Se permite el reconocimiento colectivo de responsabilidades en delitos sistemáticos como secuestro, reclutamiento, violaciones y asesinatos. Cuando todo un grupo es culpable, finalmente nadie es responsable. Clara impunidad.

– Acaba con el principio de cosa juzgada, dado que los magistrados tienen la potestad de reabrir procesos si consideran que se cometieron en el ‘marco del conflicto’.

– No existe la prescripción. Los magistrados pueden adelantar investigaciones sin importar la fecha en que los crímenes fueron cometidos.

– Ni la Procuraduría ni la Fiscalía pueden intervenir en los procesos que adelanta la JEP. Sólo se permite si el magistrado lo considera necesario. ¿Qué garantías tendrán las víctimas?

– Sólo se puede acceder a la segunda instancia a través de tutela, pero la revisión del fallo la hace el mismo magistrado. ¿Garantías?

Citando al escritor Eduardo Galeano: “la impunidad premia el delito, induce a la repetición y le hace propaganda, estimula al delincuente y contagia su ejemplo”. Nada más cierto. La Justicia Especial para la Paz, con la impunidad que otorgará, será partera de nuevas violencias. La cultura del mal ejemplo pone en peligro a las nuevas generaciones que ven en el crimen y su futura impunidad, la salida a sus problemas.

Podemos entonces decir que la JEP es una justicia injusta que premiará los delitos más atroces y se encargará de perseguir a los inocentes, en un intento por cambiar la historia, donde los buenos se vuelven los malos y los criminales en los salvadores de la patria.

@andresportillo_

Este es un espacio de opinión que refleja exclusivamente el punto de vista de su autor. Para nada compromete el criterio editorial de Minuto30.com

Deja tu comentario

Te puede interesar

  • El desastre es la corrupción

    Los desastres naturales ocurridos en los recientes días en el país han sido devastadores, arrasando a su paso no só...


Suscríbete a nuestros boletines

Recibe todos los días las noticias más relevantes de Minuto30.com

Instala nuestras Apps

Todas las noticias de Minuto30 en tu bolsillo
  • Minuto30 para Android
  • Minuto30 Play para Android
  • Minuto30 Play para iOS
  • Síguenos en las redes

    Minuto30.com
  • Minuto30 S.A.S - Copyright © 2020 | Superintendencia de Industria y Comercio - Nit: 900604924-8 | Medellín - Antioquia, Colombia | info@minuto30.com