Síguenos

Juan Camilo Ortega

Los quemados de la Revocatoria

Publicado

el

Juan Camilo Ortega Leer entre renglones 750x375 1

Al ver tan desesperada manera de enfocar la revocatoria del alcalde de Medellín, solo se me hace posible escribir sobre quienes están detrás de este movimiento, y que, evidentemente tiene un tinte político muy marcado, con estrategias de manipulación y desinformación, algo parecido al plebiscito de los acuerdos de paz.

“Repite una mentira con suficiente frecuencia y se convierte en verdad”, es una ley de propaganda con frecuencia atribuida al nazi Joseph Goebbels. Entre los psicólogos, esto se conoce como el efecto de la «ilusión de verdad”.

Pero ¿hasta qué punto influye la fluidez de procesamiento a través de la repetición a los juicios de veracidad emitidos en noticias falsas?

La respuesta es fácil de entender, es lo que estamos viendo en la actual Medellín con un proceso de revocatoria que saldría sumamente costoso para la ciudad y para los contribuyentes, además se ha hecho una campaña de desprestigio y de falsas realidades, que muchos ciudadanos al no estar bien informados, asumen dicha información como una verdad y, así mismo, la replican.

Pero para hablar de quiénes son los afectados con el arrasador triunfo de Daniel Quintero a la Alcaldía de Medellín, tenemos grupos económicos, políticos atornillados en el poder y casas políticas que han perdido terreno en su misma ciudad y no aceptan la derrota política como resultados de actos poco ortodoxos, mentiras y manchados de corrupción.

El primer lugar de los quemados se lo lleva Alfredo Ramos, excandidato a la alcaldía y quién fue derrotado por Daniel Quintero, actualmente concejal de Medellín y que solo se ha dedicado a hacer control político, pero nada aportante para la ciudad.

El segundo lugar se lo lleva el Centro Democrático, pues apostaron todo su caudal político a Alfredo Ramos y con él se perdió el terreno en la casa natal del partido político.

Otro que no se puede quedar atrás es el fajardismo, nutrido con su independencia llamada más bien tibieza, mueve hilos para buscar protagonismo, buscar mantenerse en posturas tibias y conservar su relación con grupos económicos tradicionales.

Federico Gutiérrez es otro de los quemados, con su candidato predecesor no logró el apoyo ciudadano, pues le faltó fuerza política y ahora anda muy cercano al uribismo.

Los Paolos, otra fuerza que a veces parece desligarse del uribismo, en cabeza de la senadora Paola Holguín, quieren formar un fortín político en Medellín, aprovecharse del nombre del expresidente Uribe y así intervenir con musculo económico en la revocatoria.

Ahora bien, los promotores de la revocatoria que formaron movimientos inscritos en la registraduría, hacen parte de los antes mencionados; a la luz pública se muestran como independientes, pero detrás de ellos están los hilos de los quemados.

A todo esto se les suma las famosas bodegas tuiteras que atacan la administración de Quintero, pues son los mismos perfiles en redes sociales que repiten una y otra vez las mismas mentiras.

Solo queda para el quinterismo defender con hechos y argumentos lo que se ha ejecutado desde la Alcaldía, hay una suma de obras, proyectos, revelar casos de corrupción, enfrentar crisis corporativas y una pandemia que está atacando con fuerza todos los sectores; estos resultados se suman al plan de gobierno, que en un año, ha demostrado que gobernar en medio de una pandemia, ha sido todo un reto grande, además de los ataques constantes de la oposición desde su posesión como alcalde.

Tampoco es justo que se haga un proceso de revocatoria y que todos los medellinenses debamos pagarlo, se ha presupuestado que tendría un coste de 10 mil millones -que saldrían de nuestros impuestos- que se desperdician porque el pueblo está apoyando al Alcalde Quintero, no a unos pocos opositores llenos de molestia por no haber ganado las elecciones y quedarse tapando la corrupción con la que veníamos desde administraciones anteriores.

La revocatoria con fundamentos flojos, no es una buena opción.

La opinión del autor de este espacio no compromete la línea editorial de Minuto30.com
Publicidad
Publicidad

Medellín

Publicidad