Dólar: $3,774.25 Euro: $4,119.33

Covid-19

En vivo

  • 5.840.369

    Contagios Mundial
  • 360.919

    Muertes Mundial
  • 25.366

    Contagios Colombia
  • 822

    Muertes Colombia
  • 1.005

    Contagios Antioquia
  • 7

    Muertes Antioquia
  • Por -

    El senador Merlano ‘La renovación de Sucre’

    Por Edgar Artunduaga

    Su nombre completo es Eduardo Carlos Merlano Morales y obtuvo 37 mil votos en las elecciones que lo convirtieron en Senador de la República.

    Por Edgar Artunduaga

    Después de un prolongado anonimato, porque no se le conoce ejecutoria alguna, ni ponencia, ni debate, ni proyecto en el Congreso, el país viene a conocerlo porque se negó a una prueba de alcoholemia cuando manejaba sin licencia y al parecer en estado de embriaguez.

    El episodio condujo a que los jóvenes policías que lo requirieron fueran amonestados y están a punto de salir de la institución. Y el general Oscar Pérez Cárdenas, Comandante de la Policía Metropolitana de Barranquilla, presentó renuncia a la institución, por el mismo asunto.

    Pérez admitió que realizó un llamado de atención injusto y descontextualizado a los policías, “pues al principio se me informó de un supuesto maltrato al Senador. He decidido pedir 30 días de vacaciones, y una vez culminadas solicito se considere mi retiro de la institución a voluntad propia”.

    Merlano Morales fundamentó su discurso de campaña en “la renovación de la clase política de Sucre”, en un departamento donde todo el mundo lo conoce. Es el hijo de Jairo Merlano, cabeza de un viejo clan clientelista, investigado por vinculaciones con los paramilitares y absuelto por un juez.

    Su padre renunció a la curul de senador cuando la Corte Suprema de Justicia ordenó su detención preventiva, junto con los también congresistas Álvaro “el Gordo” García, condenado a cuarenta años de cárcel, y Erick Morris, también hallado culpable del delito de concierto para delinquir, y privado de la libertad por seis años.

    Merlano papá estuvo prófugo por varias semanas —el DAS llegó a ofrecer 50 millones de pesos por quien aportara información que condujera a su captura—, pero terminó entregándose a la justicia. Previamente renunció para sacarle capote a la Corte y someterse a la Fiscalía, donde al parecer tenía antiguos amigos desde los tiempos en que ejerció como magistrado del Tribunal Superior de Sincelejo.

    Después de veinte meses de reclusión, una juez de Bogotá dijo no tener motivos para continuar el proceso y le concedió la libertad. Al retomar la Corte la jurisdicción sobre los congresistas, aunque renunciaran a sus curules, Merlano Fernández sigue con la soga al cuello.

    Eduardo Carlos, treinta y cinco años, abogado, renunció a su condición de diputado y emprendió el recorrido por pueblos y veredas de su departamento, prometiendo nuevos vientos. Y se atrevió a declarar —sin sonrojarse— que la decisión de llegar al Congreso había sido motivada por la falta de gestión de la clase política sucreña, obviamente sin mencionar a su familia. (¡Pellejo duro el del vástago de Merlano Fernández!).

    Es posible que cualquier embuste fuera posible en tierras lejanas, que desconocieran su origen, pero no en Sincelejo. Sin embargo, fue elegido “para cambiar —según dijo— la historia política de la Costa”.

    A partir de la Constitución Nacional de 1991, que instituyó al elección de alcaldes y gobernadores, Álvaro García Romero y Jairo Merlano Fernández se repartieron Sucre como si fuera una ternera a la llanera: para el primero, la Gobernación y para el segundo, la alcaldía de la capital, con todo incluido: personas, carros, presupuestos, contratos, carreteras, hospitales y hasta las mismísimas corralejas.

    Cada uno en lo suyo, han impuesto por más de veinte años a los dignatarios locales. Jairo fue dos veces alcalde y también su hermano Jaime de Jesús, a quien la Fiscalía investiga por celebración indebida de contratos.

    Bajo esa férula y la presión paramilitar, así fue. Y, al parecer, así seguirá. El gamonalato de los dos controvertidos personajes se extiende de manera indefinida. Al Senado llegaron el hijo de Merlano y la hermana del “gordo” García, Teresita, que así se llama en la cédula.

    Eduardo Carlos Merlano Morales, acaba de comprobarse, era el cambio que necesitaba Sucre (¡!!!).

    Deja tu comentario


    Te puede interesar

    • Somos un Morro de Agua

      En la vertiente occidental de la zona media del río Cauca, en el Suroeste antioqueño, existe una montaña donde se a...

    • Los trabajadores y la Covid-19

      Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), por causa de la Covid-19, se perderán millones de empleos en...

    • No seamos tan miserables

      Por estos días en los que enfrentamos una guerra contra la pandemia del Covid-19 y en la que las autoridades nos han ...

    • Se tenía que decir…

      Los afanes de protagonismo junto a las continuas acciones en desprestigiar al Gobierno Nacional durante la crisis actu...


    Suscríbete a nuestros boletines

    Recibe todos los días las noticias más relevantes de Minuto30.com

    Instala nuestras Apps

    Todas las noticias de Minuto30 en tu bolsillo
  • Minuto30 para Android
  • Minuto30 Play para Android
  • Minuto30 Play para iOS
  • Síguenos en las redes

    Minuto30.com
  • Minuto30 S.A.S - Copyright © 2020 | Superintendencia de Industria y Comercio - Nit: 900604924-8 | Medellín - Antioquia, Colombia | info@minuto30.com