Dólar: 3.787,20 Euro: $4.383,51
Por -

El que persevera alcanza

Por: Wilton Chaverra Ríos

Agosto siempre se ha caracterizado por ser un mes de fiestas, ferias, alegría, verano, vientos y cometas. Este año sin lugar a dudas nuestro rumbo no va, como dirían los marineros, en barlovento (a favor del viento) sin embargo luchando con ráfagas de vientos encontrados, a veces hasta con la carencia del mismo viento, e incluso con corrientes marinas que nos alejan de nuestro destino, se hace más tenue y complejo arribar a puerto.

La invitación en esta oportunidad es a que sigamos buscando motivos en nuestro interior, y analicemos a profundidad lo afortunados que somos y no nos damos cuenta, pues por ser intangible a veces olvidamos que están; gozar de buena salud, compartir en familia, contar con amigos y sobretodo albergar en nuestro corazón un legado de Fe y esperanza, hace que tengamos un tesoro incapaz de ser avaluado.

Dimensionar la riqueza desde lo más profundo del ser, se ha convertido en un hábito tan difícil e impalpable que en momentos como estos anteponemos bienes materiales, objetos y cosas que jamás sopesarían la verdadera riqueza, la que te da paz en momentos de angustia, la que te da fuerzas en momentos de debilidad, la que te da luz en momentos de oscuridad, la que te da la energía suficiente para despertar cada día vigoroso y capaz de pensar, irradiar y trasmitir a todos los que te rodean un mensaje contundente de entereza y valentía.

La situación que al día de hoy atraviesa el mundo es atípica y constantemente nos hace pensar si nos lanzamos del barco o si continuamos remando en la dirección que pensamos correcta, si dejamos de lavar la cubierta, o de barrer los pisos, o no preparamos más los alimentos para todos los tripulantes; si continuamos nuestras vidas igual a como la veníamos viviendo, o por el contrario la detenemos y esperamos el caos.

Un mes como agosto nos debe servir como inspiración, ver unos soleados días que dan recarga a nuestras energías, recordar la feria de flores debe motivarnos para anhelar que algún día se repita dicha festividad, revivir lo que hacíamos al interior de las fiestas tradicionales de los pueblos, incluso haciendo ejercicio ocupacional elaborando una cometa artesanal para ser utilizada en este mes de los vientos.

Esto debe de llenarnos de motivos suficientes que alimenten nuestro positivismo, sirviendo de excusa para obviar hasta los mismos medios de comunicación que a veces nos desaniman, a dar un paso a la vez y a levantarnos pensando que hoy es el último día de nuestras vidas y que necesitamos dejar huella; a no ser tan indolentes con el prójimo, pues cada día se comprueba que son más los pobres vergonzantes que nos rodean, aquellos que sin tener nada les da pena quejarse o pedir ayuda aunque su estado cada vez sea más deplorable, esos que desde la cuna les enseñaron a ganarse a pulso lo que se comen o se colocan y que al llegarles algo caído del cielo, les causa incomodidad por no estar enseñados, a esos son a los que hoy los invito a que pongamos nuestros ojos, a que si tienen la forma de ayudar, sea un vecino, un amigo, un familiar, no duden en hacerlo, fijándose en los pequeños detalles evidenciarán a muchas de esas personas sin necesidad de preguntarles si carecen de algo y con toda seguridad su alegría y humildad será la mayor recompensa.

La fortaleza esta entre unos y otros, al igual que encontrar la inspiración diaria en ese ser superior llámelo como lo llame cada uno, sintámoslo especialmente en el viento e incluso en la lluvia en este hermoso mes y perseveremos porque llegaran tiempos mejores y ahí veremos que los problemas no son eternos y las crisis siempre traerán cambios positivos, es cuestión de saber hacer la evaluación, y sobre todo de asumir con optimismo la adversidad que hoy nos toca enfrentar, ser resilientes en momentos como este llenaran nuestras vidas de tranquilidad y sobretodo de capacidad para transformar la manera en como vemos el mundo. Que nunca las crespas olas en este mal clima nos hagan naufragar, porque en un timón bien manejado nos ayudará a sortear cada una de ellas, vamos con animo a confrontarlas.

Buen viento y buena mar marineros de vida….



Deja tu comentario

Te puede interesar

  • Es hora de apostarle al campo

    Colombia es un país privilegiado, lo bañan dos océanos, es rico en flora y fauna, incluso es la segunda nación má...


Suscríbete a nuestros boletines

Recibe todos los días las noticias más relevantes de Minuto30.com

Instala nuestras Apps

Todas las noticias de Minuto30 en tu bolsillo
  • Minuto30 para Android
  • Minuto30 Play para Android
  • Minuto30 Play para iOS
  • Síguenos en las redes

    Minuto30.com
  • Minuto30 S.A.S - Copyright © 2020 | Superintendencia de Industria y Comercio - Nit: 900604924-8 | Medellín - Antioquia, Colombia | info@minuto30.com