Por -

Caracol Radio: Pasado, presente y un futuro incierto

Que si el empresario Luis Carlos Sarmiento Angulo se queda con Caracol, parece ser lo más probable. Pero no se descarta que un taiwanés ofrezca más y se convierta en el dueño de la que sigue siendo “primera radial colombiana”. La empresa está en venta, al mejor postor internacional, por decisión de Prisa, el dueño español, obligado a paliar el derrumbe económico que vive en su casa matriz.

Por Edgar Artunduaga

Los españoles se tomaron a Caracol a través de un negocio sorprendente: compraron el 19% de las acciones y tres años después desalojaron al Grupo Santo Domingo, por el mismo dinero.

A propósito del libro “Historias de Hernán Peláez”, que circula hoy en el país, me di a la tarea de investigar las viceversas económicas del gigante radial.

Alejandro Santo Domingo (35 años) líder del “imperio familiar” que heredó de su padre –don Julio Mario Santo Domingo- admite que intentó re-comprar Caracol pero a Prisa le queda difícil vender ese activo, sin deshacerse de los demás, incluyendo las emisoras de España (entrevista con Ricardo Ávila, de Portafolio).

-“Nosotros no perdimos Caracol….la dejamos ir”, interpreta un alto directivo del denominado grupo Santo Domingo. En un negocio mal planteado desde sus inicios, el conglomerado se vio obligado a ceder la empresa, reservando el músculo económico para salvar o fortalecer otros objetivos.

Las negociaciones habían empezado con un protocolo de intenciones el 4 de julio, firmado en Madrid por Carlos Quintero, a nombre de Bavaria, y Juan Luis Cebrián, Consejero delegado del grupo Prisa.

Con la adquisición de un 19 por ciento de la compañía no era probable que Prisa se quedara finalmente con Caracol, a la vuelta de tres años. La fatalidad la marcó una pequeña cláusula (llamada “de salida” o “ajuste de precio”) que obligaba la revisión posterior (en 36 meses) del valor general de la Empresa, que en ese momento Caracol estimaba en 141 millones de dólares.

En noticia fechada en junio de 2004, la misma cadena Caracol, confirmó la calamidad sufrida por Bavaria: “El grupo Prisa adquirió la totalidad del Grupo Latino de Radio, tras comprar por 20 millones de dólares a la firma Valores Bavaria su participación del 13,24 por ciento en el capital social de la compañía, informó Prisa en un comunicado de prensa. La compraventa se realizó tras el pago de la deuda pendiente de Valores Bavaria con Prisa, por el mismo precio de 20 millones de dólares, a consecuencia del contrato de reajuste de precio de la inversión de Prisa en Caracol Radio”.

Obregón declaró que la negociación no había sido desventajosa, en momentos en que se miraba con optimismo el futuro de la empresa. Sin embargo, Caracol pasó de tener utilidades operacionales en 1988 de $15.087, a $2.800 en 1999, y pérdidas de $11.005 cuatro años después.

Caracol, considerada – “la primera Cadena Radial Colombiana”- nació en 1948, en Medellín, el mismo año del surgimiento mundial de la televisión, consigna el registro oficial. Para 1977 la empresa ya integraba el mayor número de emisoras: 82 en todo el país y sus acciones estaban distribuidas de la siguiente manera: un 20% pertenecía a los hermanos Fernando y Mario Londoño de la Constructora Ospina y Cia; el 18% era de los herederos de Humberto Restrepo, propietario de La Voz de Antioquia; el 13% estaba a cargo de Alfonso López Michelsen y familia; otro 13% pertenecía a Carlos Sanz de Santamaría y el restante 8% a la familia Navas Santamaría.

El éxito radial no siempre fue de la mano de los resultados económicos. El crecimiento de la empresa, la compra de nuevas estaciones, la modernización de equipos y la competencia, trajeron altibajos en las finanzas y presiones laborales.

Quizá la mas grande, crucial y definitiva fue la ocurrida el 6 de marzo de 1986, cuando el sindicato de Caracol entró en huelga y ordenó apagar la emisora principal, “Nuevo Mundo”, que originaba –entre otros programas- 6 AM 9 AM, bajo la dirección de Yamid Amat. Lejos estaba RCN de competirle, mientras Todelar cedía el primer lugar de sintonía, que logró imponer en noticias, radionovelas y deportes en los años setenta.

Los trabajadores se entendían con don Fernando Londoño y cada año, a través del Sindicato, SINTRACARACOL, convenían aumentos salariales y otras prerrogativas. En ese 1986, la empresa nombró a Mauricio Prieto Uribe como negociador, conocida su experiencia en estas materias, y ante lo que algunos socios de Caracol consideraron “demandas excesivas de los trabajadores”. No hubo acuerdos y, contra todo pronóstico, los trabajadores declararon la huelga, que avaló el Ministro de Trabajo de entonces, Jorge Carrillo Rojas.

La huelga duró 43 días, tiempo suficiente para lastimar gravemente las finanzas de la empresa, ya de por sí débiles. La situación causó divisiones cordiales entre los socios y la decisión de algunos de vender sus acciones. El primero, don Carlos Sanz de Santamaría, quien prefirió dedicar su dinero a la finca raíz o a otros negocios.

El hecho fue conocido por Augusto López Valencia, Presidente de Bavaria, quien encontró un momento anhelado: entrar a los medios de comunicación, nada menos que a la poderosa Caracol. Recibió el aval de don Julio Mario Santo Domingo, principal accionista de Bavaria.

Uno a uno fueron abordados los socios de Caracol, hasta la fecha memorable en que López Valencia le pidió a López Michelsen cederle el puesto de Presidente en la Junta directiva que arrancaba esa mañana. López se marginó, muy disgustado, dicen algunos.

–“No volví, porque Augusto López lo hace muy bien”, habría dicho el ex presidente en tono irónico, a quienes le consultaron.

Bavaria salió de compras y fortaleció la cadena. Rápidamente adquirió el sistema musical “Bienvenida” (1986) y decenas de estaciones a lo largo y ancho del país. Estremeció después (1990) el mundo de las comunicaciones al adquirir la poderosa Radio Sutatenza, la primera emisora educativa del mundo, ubicada en el centro del dial, 810 AM (250 kw de potencia), al punto de que esa pasó a ser la frecuencia principal de Caracol en Bogotá.

Todavía Caracol sigue siendo la primera cadena radial, por encima de RCN y muy lejos de Todelar, Super, Olímpica, Radiopolis (emisoras de William Vinasco). Pero enormes dudas se ciernen sobre su propiedad, en medio de la peor crisis económica del grupo PRISA, como consecuencia del desplome económico de España y las consecuencias sobre sus empresas.

El Grupo Santo Domingo ha vuelto a la radio, con el alquiler de la emisora Melodía Stereo (96.9) y otras en el país, dispuesto a recuperar el poder perdido.

-Ahora hay caja suficiente para volver al negocio de las comunicaciones, apunta un personaje cercano al conglomerado.

Este es un espacio de opinión que refleja exclusivamente el punto de vista de su autor. Para nada compromete el criterio editorial de Minuto30.com

Deja tu comentario

Te puede interesar

  • Debate Académico

    Próximo a terminarse el año atípico 2020, el debate académico sigue aportando nuevas propuestas, nuevos proyectos ...

  • Vive Colombia, viaja por ella

    A comienzos de este año, antes de la cuarentena, el País sacaba pecho de las extraordinarias cifras que había dejad...

  • Amores Criminales

    El plato central de la noche, un cochinillo humeante y de buen tamaño, es colocado en el centro de la mesa. Su crocan...


Suscríbete a nuestros boletines

Recibe todos los días las noticias más relevantes de Minuto30.com

Instala nuestras Apps

Todas las noticias de Minuto30 en tu bolsillo
  • Minuto30 para Android
  • Minuto30 Play para Android
  • Minuto30 Play para iOS
  • Síguenos en las redes

    Minuto30.com
  • Minuto30 S.A.S - Copyright © 2020 | Superintendencia de Industria y Comercio - Nit: 900604924-8 | Medellín - Antioquia, Colombia | info@minuto30.com