Síguenos

Ariel Peña

¿Cuál pueblo en armas?

Por: Ariel Peña

Publicado

el

Ariel Pena 760x456 2

La narrativa comunista en Colombia, ha vendido la especie durante las últimas 6 décadas, acerca de que en el país los grupos terroristas de las Farc, Eln, M-19 y Epl, entre otros, han sido la manifestación de un “pueblo en armas”, en donde una imaginaria rebelión se justifica ante un Estado opresor, cuando semejante desaguisado responde a los principios marxistas de la violencia y la mentira que son prácticamente la eucaristía de las fuerzas totalitarias, que manejan el concepto de pueblo de acuerdo a la semántica comunista, que tiene un significado diferente al que conocemos el resto de mortales.

Hace algunos años uno de los fundadores del EPL (Ejército Popular de Liberación) llamado Francisco Caraballo, afirmó: “Que en Colombia era más fácil fundar una guerrilla que un sindicato”, resaltando que una organización de trabajadores se puede constituir con 25 personas, lo que quiere decir que las guerrillas en Colombia anteriormente mencionadas se crearon con un numero insignificante de individuos, que apenas pasaban de 50 como ocurrió con las Farc en 1964, de igual manera el M-19 al que perteneció Gustavo Petro, surgió con una cifra inferior a 20 individuos, militantes del partido comunista y las Farc, acompañados de los anapistas Carlos Toledo Plata y Andrés Almarales.

En una entrevista con la periodista comunista chilena Martha Harnecker, a finales de los años 80 del siglo pasado, cabecillas del Eln llegarán a admitir que en 1977, esa banda armada no tenía más de 30 combatientes, debido a los golpes que le ha había propinado el Ejército Colombiano, a lo que se deba agregar, que en la toma de Simacota el 7 de enero de 1965, en el departamento de Santander por parte del Eln que fue cuando comenzó sus actividades vandálicas, apenas participaron 26 guerrilleros en dicha acción, que eran prácticamente todo el grueso de ese grupo terrorista. También la cáfila del Epl de ideología marxista-leninista maoísta, fundado en febrero de 1967 no contaba con más de 15 integrantes en sus inicios.

Traemos a colación lo anterior, debido a unas recientes declaraciones del senador Gustavo Petro en la Revista Semana, que dirige Vicky Dávila, en donde el ex miembro del M-19 hace alusión al derecho a la rebelión del pueblo, cuestión que mencionamos en una reciente columna titulada: ¿Cuál derecho a la rebelión en Colombia? en donde aclaramos que ese derecho jamás ha existido por parte de de las pandillas narco-comunistas, en razón a que lo que se han organizado son focos guerrilleros con escasos miembros, como lo enseñó el maniático del Che Guevara(1928-1967).

Por lo cual, unos sujetos que se sienten “iluminados”, por la doctrina más sanguinaria y genocida que conoce la humanidad en toda la historia como lo es el marxismo, utilizan a la violencia armada para la toma del poder, y muchas veces usan groseramente el nombre del libertador Simón Bolívar(quien actuó en un contexto diferente al que hoy vivimos) para sus siniestros planes de acabar con la democracia liberal, que ha sido imperfecta pero persistente, para que los colombianos puedan vivir en libertad.

A propósito del calificativo que le dio Vicky Dávila de delincuentes a los miembros del M-19, en la entrevista de marras, y que sacó de casillas a Petro, solamente basta con recordar al criminal marxista de Jaime Batemán Cayón, fundador del M-19, quien a principios de 1980 en un reportaje que le hizo Germán Castro Caicedo para un periódico de Bogotá, a raíz de la toma de la Embajada de la República Dominicana, por parte de esa guerrilla, al preguntársele a Bateman por el asesinato del líder obrero José Raquel Mercado en abril de 1976, quien era el presidente de la CTC(Confederación de Trabajadores de Colombia) y que había sido secuestrado por la facción armada, el cabecilla guerrillero le echó la culpa del crimen al gobierno nacional de ese entonces, por no haber accedido a las exigencias de la narco-guerrilla marxista del M-19.

Siendo eso similar, a cuando un delincuente atraca a un ciudadano y lo apuñalea quitándole la vida porque no le entrega el celular, pero el atracador después culpa a la victima por no haberle dado el equipo, así era el comportamiento y la moral de bestias del M-19, igual a cualquier vulgar delincuente; sin embargo el senador Petro se salió de los chiros en la entrevista con Semana, porque lo llaman delincuente, al haber sido miembro del M-19, no obstante dice que solo tenía un papel político dentro de esa organización terrorista.

La secta comunista del marxismo-leninismo le ha hecho demasiado daño al verdadero pueblo, con la argucia de que en Colombia se ha levantado el “pueblo en armas”, cuando lo que han existido son cuadrillas de bandidos que empleando métodos terroristas los cuales hacen parte de las enseñanzas comunistas, buscan mediante la vesania tomarse el poder para conducir al país a una dictadura sempiterna de la cual es difícil de salir; de tal suerte que sin temor a ser desmentido, se tiene que asegurar que el conflicto político militar que ha vivido Colombia en las ultimas 6 décadas con todo y su degradación, es responsabilidad única y exclusiva del comunismo totalitario y, los sofismas que usan los marxistas de diferentes pelambres para exculparse son simples invenciones.

Lea tambieén: ¿Teología de la liberación otro artificio?

La opinión del autor de este espacio no compromete la línea editorial de Minuto30.com

Publicidad