Síguenos

Opinión

No acaba la corrupción, pero que fresquito bajarles el sueldo a los congresistas

Publicado

el

daniel pena bayona

daniel pena bayona

#ConsultaAnticorrupción

Después de haber sido aprobada por la plenaria del Senado la mal llamada #ConsultaAnticorrupción, se convirtió en el foco de discusión de los medios de comunicación y de la ciudadanía. Mal llamada, porque de raíz, no acaba con la corrupción, sin embargo, deja una sensación positiva del deber ser de la política “un escenario para servir y no para enriquecerse”.

Me di en la tarea de analizar uno de los casos más sonados de corrupción, el del Cartel de la Toga, protagonizado por el excongresista Musa Besaile. La dinámica era sencilla; pagar para desviar investigaciones en su contra por parapolítica. Lo que me sorprendió del caso, fue la suma que Musa pagaba: $2.000 millones en efectivo al exfiscal Luis Gustavo Moreno. Decidí sacar la calculadora y empezar a revisar de dónde provenía tanto dinero.

Un congresista al mes gana un salario aproximado de $30 millones de pesos, es decir, en un año por su cuenta han pasado $360 millones; y si termina su periodo (4 años) la suma total de ganancias sería alrededor de unos $1.440 millones de pesos. Para que Musa pudiera pagar un fallo de $2.000 millones, no solo no tendría que haberse gastado un solo centavo de su sueldo, sino que, tendría que haber pedido un crédito de casi $600 millones. La corrupción definitivamente no venía por ese lado.

Claramente, las grandes cantidades de dinero provienen de contratos donde los congresistas meten las manos, inflan costos, arman pliegos de contratación, eligen oferentes, distribuyen partidas y orquestan una red tan fuerte e impenetrable, que en la mayoría de las veces pasa desapercibida. Una pena que la #ConsultaAnticorrupción no hubiese contemplado medidas para limitar la participación del legislativo, con los ejecutivos locales. Le faltó dientes para acabar con la mermelada.

Pero no es nada despreciable tener a la mano la posibilidad de 1) Bajarle el salario a los congresistas y altos funcionarios del Estado. Según un informe de la revista Dinero en donde comparó el salario de un congresista y su relación con el salario mínimo, demostró que “mientras en Colombia la relación es de 40,5 veces, en Reino Unido es de 4,5”. Nuestros políticos son ricos, duermen mucho y trabajan poco (ojo: no todos son así).

La Consulta, también nos permite acabar con el fenómeno de los “Gerleins”, congresistas que llevan más de 5 periodos en su curul y no parece que quieran irse. Con el punto 7) No más atornillados en el poder: máximo 3 periodos en corporaciones públicas, se impediría que los mismos de siempre, se quedaran eternamente en los mismos cargos de siempre. Esta propuesta ya se había presentado por parte del Centro Democrático, pero en reiteradas ocasiones fue negada.

Estos puntos son los más innovadores, los otros 5, ya están contemplados en la legislación, pero su aplicabilidad es casi nula y el gobierno no se ha puesto en la tarea de incrementar controles para su cumplimiento. Saldré a votar el domingo 26 de agosto, no porque creo que se vaya a acabar la corrupción, pero creo que, si demostramos un poco de ética en la política, el país tendrá un mejor rumbo.

@DanielPenaB_

Síguenos en:
Google Noticias Canal Telegram Canal Telegram
Publicidad