contador de visitas
Síguenos

Judicial

“Cuando acababa uno, seguía el otro”, el relato de la niña embera violada por varios soldados

Publicado

el

Sargento

En el juicio disciplinario contra siete soldados que habrían violado a una niña de 12 años de edad, el médico forense que atendió a la pequeña leyó su testimonio.

El médico leyó textualmente el relato que le entregó la niña en los hechos que se presentaron cerca del colegio La Granja del corregimiento Santa Cecilia, en Pueblo Rico, Risaralda.

«Por la mañana me fui a la escuela a coger guayabas, a eso de las 6 p. m. el comandante me dijo que me fuera a la casa, yo iba para la casa, pero más abajito un soldado me llamó. Él se llamaba Juan, yo fui para donde él estaba y empezó a tocarme, yo le dije que no quería y se puso a hacerme cosas», leyó.

«Al ratito llegaron los otros soldados, eran nueve personas, todos tenían uniforme de soldado, yo solo pude verle la cara a tres de ellos, como era oscuro, no veía muy bien. Cuando acababa uno, seguía el otro. Todos, los nueve lo hicieron. Uno de ellos me tapó la boca para que no gritara, ellos me decían que no le dijera a nadie, que eso era un secreto».

La niña también relató que le dijo al primer soldado que le dolían las piernas y él la soltó, pero que cuando los demás abusaron sexualmente de ella, les repitió que le dolían las piernas y ellos siguieron.

Así mismo, manifestó que los uniformados no la dejaron ir a su casa y le hicieron un cambuche donde la acostaron hasta la mañana siguiente.

“Como a las 5 de la mañana yo me desperté y un soldado que es amigo mío, él no me hizo nada, me acompañó a mi casa, yo no entré porque me daba miedo que mi mamá me regañara. Luego me vio mi hermana y mi sobrina y me preguntó qué estaba haciendo y yo les conté todo, luego a mi mamá”.

“Fuimos a donde estaban los soldados y yo pude identificar solo a tres de ellos porque a los otros no les había visto la cara. El comandante me hizo unas preguntas, que, si era verdad lo que decía, y luego me llevaron al hospital».

En la audiencia también le preguntaron al médico forense si la niña manifestó si había sido amenazada con un arma a lo que ella dijo que no.

Finalmente, el médico relató que la paciente tenía 12 años, y su aspecto concordaba con eso, y no podía, como le preguntó el procurador del caso, ser vista como una mujer de 18 o 20 años.

Testigos clave en caso de niña indígena violada por varios soldados habrían sido amenazados de muerte

Soldado echó al agua a dos de sus compañeros señalados de violar a la niña indígena de 12 añitos

Publicidad