contador de visitas
Síguenos

Más Salud

Autoridades defienden modelo sueco pese a la ruptura del consenso político

Publicado

el

4fbb7904cc8b2203fb7028c7e4c9a663bb0e4b8cw

El Gobierno y las autoridades sanitarias seucas reiteraron hoy su apuesta por el enfoque más suave contra la pandemia pese a la ruptura por primera vez del consenso político, con ataques de la oposición de derecha a la gestión del Ejecutivo y al principal responsable de la estrategia.

Con los 35 muertos registrados hoy, Suecia alcanza los 4.694 fallecidos, con una tasa de 45,72 por 100.000 habitantes, cuatro veces más que Dinamarca, ocho que Finlandia y diez que Noruega; pero por debajo de Bélgica, Reino Unido, Italia y España.

El número de pacientes en cuidados intensivos y de muertos ha ido bajando desde hace mes y medio, con una media de 40 fallecidos diarios la semana pasada, lo que apunta a una «evolución positiva», reiteró este lunes el epidemiólogo jefe de la Agencia de Salud Pública (FI), Anders Tegnell.

«Todo se basa en que podamos seguir con esta estrategia en Suecia, que sigue firme, pese a todos los rumores sobre su muerte. La estrategia pasa por mantener el contagio por debajo de este nivel y que la sanidad tenga capacidad», dijo en rueda de prensa.

Tegnell rechazó que las autoridades hayan hecho cálculos desde el principio sobre el número de muertos y defendió el modelo sueco en el que las agencias públicas gozan de gran autonomía y son las que diseñan la estrategia.

La celebración de un debate anoche en la televisión pública SVT entre los líderes de los partidos marcó el fin de la paz política, con acusaciones al Gobierno rojiverde en minoría del primer ministro socialdemócrata, Stefan Löfven, sobre todo de los partidos más a la derecha del Parlamento, que han perdido apoyo en los sondeos.

GOBIERNO «DISFUNCIONAL» Y PETICIÓN DE DIMISIÓN DEL EPIDEMIÓLOGO

La líder democristiana, Ebba Busch, habló de un Ejecutivo «disfuncional» y que ha permitido «de forma premeditada» un gran contagio, además de criticar a Löfven por no haber dado un paso adelante como líder en una situación crítica.

Al supuesto temor del Gobierno a asumir responsabilidades se refirió también el líder del ultraderechista Demócratas de Suecia (SD), Jimmie Åkesson, quien acusó a Löfven desde «Dagens Nyheter», el principal diario sueco, de esconderse tras la autoridad sanitaria para no afrontar lo que calificó de «fiasco» y de hechos «trágicos».

Åkesson reclamó la dimisión inmediata de Tegnell, que reaccionó hoy asegurando que se trata de una discusión política que compete a los políticos; una respuesta más diplomática que la que había dado su jefe, Johan Carlson, que recriminó al líder del SD utilizar a este organismo en un debate electoral y de forma «muy inoportuna».

A las críticas al Gobierno se sumó el líder del conservador Ulf Kristersson, quien denunció la falta de un plan general, e incluso los centristas y liberales, que gracias a un acuerdo presupuestario de enero de 2019 garantizan a Löfven su frágil mayoría.

«Creo que la estrategia es la correcta», repitió Löfven, aunque lamentó el elevado número de muertes y las «deficiencias» en el servicio de atención a las ancianos. El primer ministro anunció hace unos días la creación de una comisión para analizar la actuación de las autoridades, aunque quedan por definir los plazos.

Suecia ha optado por muchas recomendaciones generales apelando a la responsabilidad individual para proteger a grupos de riesgo, a la vez que ha introducido restricciones, como cerrar institutos y universidades o limitar las concentraciones a 50 personas.

PRIVATIZACIÓN DE GERIÁTRICOS Y PRECARIEDAD LABORAL

Más del 90 % de los muertos por COVID-19 en Suecia son mayores de 70 años, y la mitad del total proceden de asilos, mientras que un cuarto recibía atención domiciliaria.

«Tanto nosotros como otras autoridades hemos señalado durante años las deficiencias evidentes en la atención geriátrica. Lo que ha pasado es consecuencia de una estructura abandonada y con muchos cambios de personal», declaró Carlsson.

En esa denuncia incidió también durante el debate el líder del Partido de Izquierda, Jonas Sjöstedt, que apuntó a la coalición de centroderecha que gobernó entre 2006 y 2014 por la reducción y falta de seguridad laboral del personal y las privatizaciones: «Ahora estamos pagando el precio por los recortes».

Según un estudio difundido por SVT, la mortalidad en los asilos suecos aumentó un 30 % en los últimos meses con respecto al año pasado, pero la cifra sube al 100 % en Estocolmo, centro de la epidemia en Suecia y gobernado por la derecha.

SUBIDA DEL GOBIERNO EN LAS ENCUESTAS

El Ejecutivo de Löfven se ha visto beneficiado hasta ahora por el habitual apoyo a las autoridades en una situación de crisis, si bien algunos sondeos de la semana pasada mostraron un ligero retroceso en la confianza y en el respaldo político.

El estudio mensual de intención de voto difundido hoy por la Oficina Central de Estadística (SCB) muestra sin embargo un fuerte alza del Partido Socialdemócrata, que sube casi 9 puntos hasta el 33,7 %, seguido por el Partido Conservador, con el 20,1 %, 1,7 puntos más que en el anterior sondeo.

El SD es en cambio el más perjudicado, con un retroceso de 5,6 puntos hasta el 17,1 %, muy lejos de las encuestas en meses anteriores, donde llegó a colocarse como primera fuerza, después de que conservadores y democristianos rompieron el «cordón sanitario» que imperaba en Suecia respecto a la ultraderecha.

EFE

Publicidad
Comments