in

La insensibilidad de la Dimayor

Por: Mauricio Correa

Mauricio Correa 1200x720 2 1

A espaldas de la realidad social y desconociendo una situación latente en el país como ha sido para infortunio de los colombianos un paro armado, la División Mayor del Fútbol Profesional Colombiano (Dimayor) encabezada por su presidente Fernando Jaramillo Giraldo, acaban de protagonizar el mayor acto de insensibilidad y falta de respaldo a un equipo adscrito a su organización.

La negativa por parte de esta entidad encargada de administrar y reglamentar los torneos de fútbol profesional en Colombia no tiene antecedente, evidenciando con ello que prima más el dinero, el mercadeo y la parcialidad, que una posición de un equipo que, como el Deportivo Independiente Medellín, justificó por los hechos de orden público en el país.

Lo del “Equipo del Pueblo” no fue un mero capricho, tampoco una posición irresponsable o de desacato al reglamento sin justa causa, es la de entender que prima la vida del ser humano y por ello se debe respetar el sentimiento al miedo o al temor a una situación donde se corre el riesgo de la integridad de las personas.

El rechazo por la posición de la DIMAYOR ha sido general, los hinchas del fútbol, aquellos que entienden que ningún partido es más importante que la vida misma, periodistas y hasta la Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales, han presentado su inconformismo ante una decisión que da un mal mensaje a los seguidores de este deporte en Colombia.

Lea también
Tapará muchas bocas

Justificar la DIMAYOR a través del señor Jaramillo Giraldo, que tanto la administración municipal de Montería como la misma Policía local daban las garantías para llevar un encuentro deportivo que se llevaría en un estadio como el Jaraguay que se encuentra fuera del casco urbano, es desconocer la realidad del país y dirigir detrás de un escritorio.

Nadie puede garantizar en estos momentos la seguridad de la población y más en un paro armado, y aunque el mismo Gobierno Nacional y las autoridades competentes han manifestado una y otra vez   que tienen la situación bajo control, lo que se evidencia a través de los medios de comunicación y de los hechos presentados,  es que la realidad es otra y por ello se genera un temor por parte de la comunidad que se debe respetar.

La DIMAYOR no puede castigar el miedo, el temor a un posible acto violento en contra por muchas garantías que se den. Desde esta tribuna de Minuto30 respaldamos la decisión presentada por parte de los directivos del Deportivo Independiente Medellín y rechazamos cualquier decisión que se tome en su contra porque la consideramos injustificada desde todo ámbito.

Lea también
Frente a la invasión de tierras…, solidaridad

Punto aparte merece la falta de solidaridad y apoyo del equipo Jaguares, onceno que de igual manera le dio la espalda no solo a la situación de orden público sino a una decisión de uno de sus pares como para saltar a la cancha sin vergüenza alguna.

Actos de insensibilidad como los que se presenciaron por parte de la DIMAYOR y del mismo equipo de Jaguares, incrementan la violencia entre hinchas. El ente mayor del fútbol profesional en Colombia debería ser más solidario, no mostrarse tan de frente como aquel que le importa más el dinero que la misma integridad de las personas porque cuando se llega a este tipo de posiciones, se pierde el respeto y la credibilidad por parte de los seguidores de este deporte en Colombia.

Dale click a "Me gusta esta página"


Google Noticias