Juegos Mundiales de Cali 2013: ‘Perfectos’

Para la organización en general, para la IWGA y sobre todo, para los polacos de Wroclaw (próxima sede oficial), el punto que puso Cali, será difícil de superar, en los Juegos Mundiales 2013.

juegos mundiales cali

Podrán hacer mejores escenarios, podrán tener mejores itinerarios, podrán tener mejores salas de prensa o una infraestructura más grande y sólida, podrán atender verdaderamente mejor a la prensa, pero difícilmente superarán el calor humano y los brazos abiertos de miles de caleños que acogieron al mundo, como si todos fueran sus paisanos.

Ni razas, ni idiomas, ni religiones, ni opiniones políticas o estados diversos, fueron barreras para que los caleños irrigarán cordialidad.

La Secretaria del Deporte y la Recreación de Cali, Clara Luz Roldán, lo dijo sin alardes: “Quedar bien en la realización de estos Juegos Mundiales, no era solo para salvaguardar la imagen de Cali o del Valle del Cauca, o de Colombia. La cuestión iba más allá. Era la imagen de Latinoamérica. Había que darle confianza a Brasil, por ejemplo, que pronto realizará el mundial de fútbol y los Juegos Olímpicos.

Lea también
Diego Valoyes da el triunfo y pase a la final a Talleres en Copa Argentina

Han venido dirigentes de Brasil para analizar y aprender de muchos aspectos, sobre todo en seguridad. Igualmente, los dirigentes de Polonia están sorprendidos con los escenarios, la logística, pero sobre todo quedaron sorprendidos por la gente. Por los caleños. Los caleños fueron lo mejor de estos juegos”.

Los escenarios llenos, locuras colectivas por el extranjero, flases de cámaras por doquier, abrazos de amistad con aquel karateca rudo de Azerbaiyán que apenas hablaba un dialecto de su lejana tierra, pero fue capaz de decir: “Cali bonita” y soltar una carcajada que aún estremece el coliseo “Evangelista Mora” o el enorme mongol de sumo que abrazó con sus potentes brazos a una niña morena de extensiones coloridas o la muchacha hermosa de Copenhague que brillaba más que el sol, con sus ojos de fuego o la bronceada australiana que derritió los cristales de todas las miradas.

Lea también
¡Otra vez! Cardona y Villa bajo la lupa en Boca

El gusto de ellos por el manjar blanco, la lulada, las marranitas o el cholado, fue algo incomparable y que muchos en su paladar, tendrán como recuerdo de la nación del trópico caribeño que describió García Márquez, una y otra vez.

Envueltos en una horda de cordialidad, los extranjeros supieron que los caleños son lo máximo. Ganadores por lejos del oro a lo mejor de los Juegos Mundiales que quedaron por siempre con nosotros. La eternidad es simplemente un viaje.

Síguenos en:
Google Noticias Canal Telegram Canal Telegram