contador de visitas
Síguenos

América Latina

La CIDH urge al Gobierno de Bolivia a dialogar con los manifestantes

Publicado

el

acfe4de97baf4bfbefd27ad4360431a38f75aac2w

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) urgió este viernes al Gobierno de Bolivia a dialogar con los organizadores de las manifestaciones de las últimas semanas, mientras que la canciller interina, Karen Longaric, acusó a ese organismo de parcialidad.

En un comunicado, la CIDH, con sede en Washington, reafirmó su «recomendación de que se conduzca, desde el más alto nivel del Estado, un proceso nacional de diálogo y reconciliación con el objetivo de desactivar las tensiones y hostilidades latentes en la sociedad boliviana».

En las últimas dos semanas, Bolivia vive bloqueos de caminos y manifestaciones de sectores sociales que exigen que las elecciones se celebren el 6 de septiembre, fecha que aprobó el Parlamento y que fue postergada por el órgano electoral hasta el 18 de octubre, con el argumento de la emergencia sanitaria.

La Comisión dijo sentir «extrema preocupación» por los bloqueos porque se ha impedido la distribución de alimentos y medicamentos, como tanques de oxígeno, mediante explosiones con dinamita y hasta incendios.

No obstante, el organismo panamericano destacó que la Central Obrera Boliviana (COB), uno de los convocantes de los bloqueos, ha pedido que se deje pasar ambulancias, medicinas y oxígeno.

La CIDH reconoció que se han registrado «algunos hechos de violencia» en las manifestaciones, pero fue más dura contra el Estado boliviano: le instó a actuar de manera proporcionada contra aquellos individuos que cometan actos violentos en una manifestación y le recordó que, a pesar de esos incidentes, el resto de manifestantes conservan su derecho a la protesta.

Es decir, explicó la Comisión, el hecho de que algunas personas actúen de manera violenta no significa que una manifestación en su conjunto pueda declararse como no pacífica.

LA CANCILLER PIDE «OBJETIVIDAD» A LA CIDH

La Comisión publicó su comunicado minutos después de que la canciller interina interviniera por videoconferencia desde La Paz ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Longaric volvió a culpar de las protestas al Movimiento al Socialismo (MAS) del expresidente Evo Morales, en Argentina, y pidió al organismo panamericano «objetividad e imparcialidad».

«La CIDH no puede convertirse en un portavoz y altavoz de Evo Morales y de sus adeptos que controlan la Defensoría del Pueblo en Bolivia. La parcialización ideológica de la CIHD no ayuda para acabar con la violencia en Bolivia, solo desacredita a esa importante institución», arremetió Longaric.

La canciller fue más allá y acusó a Morales y al MAS de ser los autores de «acciones violentas e inhumanas» por los bloqueos que afectan a los hospitales.

«¿Por qué Evo Morales le quita el oxígeno a su pueblo, a los enfermos y a quienes buscan con todas sus fuerzas aferrarse a la vida? Porque no le importa el bienestar colectivo, solo le importa promover sus aspiraciones personales», indicó la titular de Exteriores.

Longaric aseguró que su Gobierno usará «todos los medios legales a su alcance» para proteger a los bolivianos, sin ofrecer más detalles.

Morales, presidente de Bolivia entre 2006 y 2019, abandonó el país en noviembre pasado argumentando que se había dado un golpe de Estado en su contra y en un contexto de protestas y acusaciones de fraude electoral.

El poder lo asumió Jeanine Áñez, entonces una senadora opositora a la que los manifestantes ahora acusan de aferrarse a la Presidencia.

En principio, los comicios se fijaron para el 3 de mayo, pero se aplazaron primero a septiembre y ahora a octubre, mientras en el país siguen aumentando los contagios por el nuevo coronavirus.

En Bolivia, un país con once millones y medio de habitantes, se han confirmado algo más de 86.000 casos de COVID-19 y se han registrado al menos 3.465 muertes, según los datos recogidos por la Universidad Johns Hopkins.

EFE

Publicidad
Comments