contador de visitas
Síguenos

América Latina

Gremio médico dice que las restricciones de ingreso a Nicaragua llegan tarde

Publicado

el

f2237f22741f465a85802acb7c03499c442864a8w

Las restricciones migratorias establecidas por el Gobierno de Nicaragua para evitar contagios de COVID-19 llegaron cuatro meses tarde, puesto que la pandemia ya se encuentra dispersa en el país, opinó este miércoles la Unidad Médica Nicaragüense (UMN).

El Gobierno del presidente Daniel Ortega, único de la región que decidió no cerrar sus fronteras ante la pandemia, anunció ayer martes que únicamente permitirá el ingreso de personas con pruebas de COVID-19 negativas, que no ingresarán extranjeros con síntomas respiratorios, y los nacionales deberán pasar inmediatamente a una cuarentena de 14 días.

«Estas restricciones están bien, pero hubiesen sido al inicio de marzo, cuando las propusimos entre 26 recomendaciones al Gobierno», dijo a Efe el presidente de la UMN, José Antonio Vásquez.

Esas medidas, agregó, «no se corresponden con los tiempos, ya tenemos la infección comunitaria, ya tenemos muerto, el daño a la población ya está, es demasiado tarde».

Según el Ministerio de Salud (Minsa), desde mediados de marzo pasado la pandemia ha dejado en Nicaragua 99 muertos y 3.147 casos confirmados, sin embargo, los médicos rechazan estos datos.

«Nadie le cree al informe oficial del Minsa. El Observatorio Ciudadano COVID-19 dice que ya vamos por más de 7.000 contaminados y más de 2.000 muertos, y no tiene acceso a pruebas, entonces puede que se esté quedando atrás de la realidad. Alguien que venga a Nicaragua y sale negativo, no va a ser transmisor, sino que se puede contaminar aquí», señaló, por su lado, el vicepresidente de la UMN, Francisco Javier Núñez López, en declaraciones a Efe.

TRASFONDO POLÍTICO

Para Vásquez, el anuncio de las restricciones tiene un trasfondo político, ya que el próximo día 19 el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) conmemorará el aniversario 41 de la revolución de Nicaragua y el Gobierno de Ortega estaría buscando dar una buena imagen.

«Lo que desean es hacer creer a sus seguidores, y a nivel internacional, que están tomando las medidas sanitarias con seriedad, pero realmente esto es una burla», sostuvo el presidente de la UMN.

Tanto Vásquez como Núñez coincidieron en que, en cualquier caso, las medidas externas deberían tomarse de manera simultánea con acciones internas, para que tengan efectividad.

Entre las medidas que recomendaron está la suspensión de las clases presenciales, no promover aglomeraciones, el libre acceso a las pruebas de COVID-19, el distanciamiento social, uso de mascarillas, control de focos de contagio, o la identificación de zonas rojas.

El Gobierno nicaragüense ha justificado la falta de medidas con la que denomina «estrategia singular», que la describe como «equilibrio» entre la salud y la economía.

El manejo de la pandemia en Nicaragua ha recibido críticas a nivel interno, y preocupación en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Organización de los Estados Americanos (OEA), así como a sus dependencias dedicadas a la salud y a la defensa de los derechos humanos.

EFE

Publicidad
Comments