Por -

Policía venezolana busca a cinco colombianos por secuestro de Wilson Ramos

Es considerado "una de las más grandes promesas" de los Nacionales de Washington

La policía venezolana busca a cinco colombianos que planificaron y participaron en el secuestro del pelotero Wilson Ramos, catcher de los Nacionales de Washington en las Grandes Ligas, quien fue rescatado el viernes en un operativo que permitió apresar a seis venezolanos.

©AFP / leo ramirez El catcher venezolano de los Nacionales de Washington en las Grandes Ligas, Wilson Ramos, da una rueda de prensa

“La investigación apuntaba a que existían personas vinculadas a grupos paramilitares colombianos que podían estar comprometidas con el secuestro de Wilson Ramos. En efecto, una de las personas que realizó todo el estudio (de la operación) y de la rutina de Wilson (…) es de nacionalidad colombiana”, dijo el ministro de Interior, Tareck El Aissami, en rueda de prensa.

El jeraca apuntó que esta persona, que “ordenó el secuestro”, ya está “plenamente identificada” y es buscada por las autoridades. Igual que otros cuatro colombianos que vigilaban a Ramos durante su cautiverio y que lograron huir en medio del enfrentamiento armado con los efectivos que el viernes llegaron a la zona montañosa, donde el joven receptor se encontraba retenido.

Ramos, de 24 años, fue secuestrado el miércoles por la noche en la puerta de la casa de su familia, ubicada en la humilde zona de Santa Inés de la ciudad de Valencia (estado de Carabobo, norte), y fue rescatado por las autoridades tras estar 48 horas retenido sin que los captores se comunicaran con sus allegados.

“Físicamente no fue un trato malo, pero psicológicamente me afectó bastante, siempre escuchándolos (a los secuestradores) hablar de forma graciosa mientras yo sufría”, declaró Ramos este sábado, detallando que el viernes, cuando comenzó el tiroteo entre sus captores y las autoridades, se encontraba en un cuarto y tuvo que protegerse tirándose al suelo.

Junto al joven catcher, El Aissami detalló desde Valencia que la identificación del grupo que secuestró a Ramos fue posible gracias a “análisis de inteligencia” y “comparaciones de patrones delictivos en casos similares”, que llevaron a las autoridades a deducir el lugar donde podía estar cautivo.

La operación de rescate, que duró unas doce horas, llevó a las autoridades a dar primero con una casa que funcionaba como “centro logístico” de los secuestradores y posteriormente con la vivienda rural en el que mantenían a Ramos, ubicada a unas tres horas del primer lugar.

Desde el momento del secuestro, el gobierno venezolano movilizó a los cuerpos de seguridad para hallar al pelotero sano y salvo. Así, el jueves las autoridades anunciaron que tenían los retratos hablados de dos de los captores y que habían hallado la camioneta usada para el secuestro.

“Corresponde a las instituciones y cuerpos de policía desarticular a estos paramilitares que operan (…) en el estado Carabobo”, dijo El Aissami este sábado, criticando a las autoridades de esa región dirigida por un opositor al gobierno del presidente Hugo Chávez.

El mismo Chávez, quien aprobó el viernes la operación aérea para rescatar al pelotero, felicitó este sábado a los funcionarios que participaron en el operativo, al que tildó de “limpio” porque siempre cuidó la vida del joven.

Ramos debutó en las Grandes Ligas el año pasado con los Mellizos de Minnesota y en 2011 jugó su primera temporada completa en la gran carpa con su actual equipo, los Nacionales de Washington, que le contrataron por 415.000 dólares.

El secuestro se produjo a pocos días de su regreso a Venezuela, donde el lunes había iniciado los entrenamientos con su equipo en el país, Tigres de Aragua, al que pretendía incorporarse el próximo miércoles.

En Venezuela, según cifras extraoficiales, se producen unos 1.800 secuestros al año, en su mayoría por motivos económicos.

Criado en una familia popular y practicante del cristianismo evangélico, Ramos es el segundo de seis hermanos y, según la prensa, trabajó como limpiador de vidrios de vehículos antes de su ascenso al béisbol profesional. Sus allegados y amigos lo describen como un joven humilde, familiar y religioso.

El catcher es considerado “una de las más grandes promesas” de los Nacionales de Washington, según la prensa de la capital estadounidense. En la temporada 2011 bateó para .267 con 22 dobles, 15 cuadrangulares y 52 remolcadas en 113 juegos.

Aunque es la primera vez que secuestran a un beisbolista profesional en Venezuela, en los últimos años familiares de varios jugadores fueron víctima de este delito.

VALENCIA, Venezuela (AFP)



Deja tu comentario

Te puede interesar


Suscríbete a nuestros boletines

Recibe todos los días las noticias más relevantes de Minuto30.com

Instala nuestras Apps

Todas las noticias de Minuto30 en tu bolsillo
  • Minuto30 para Android
  • Minuto30 Play para Android
  • Minuto30 Play para iOS
  • Síguenos en las redes

    Minuto30.com
  • Minuto30 S.A.S - Copyright © 2020 | Superintendencia de Industria y Comercio - Nit: 900604924-8 | Medellín - Antioquia, Colombia | info@minuto30.com