Huawei resiste por ahora al veto de EEUU y factura un 23,2 % más hasta junio

Las mayores turbulencias se han vivido en los segmentos de ordenadores inteligentes, servidores y también en las ventas minoristas fuera del mercado chino. EFE/Ballesteros

Huawei resiste por el momento al veto impuesto por el Gobierno estadounidense a sus productos y aseguró que en el primer semestre de 2019 su facturación se elevó en un 23,2 % interanual, situándose en 401.300 millones de yuanes (58.274 millones de dólares/52.333 millones de euros).

En los primeros seis meses Huawei, que no cotiza en Bolsa, vendió un total de 118 millones de teléfonos inteligentes, es decir, un aumento del 24 % interanual.

Según los datos ofrecidos hoy, Huawei ya acumula más de 500 millones de usuarios móviles en el mundo.

El veto estadounidense “ha tenido cierto impacto en nuestro desarrollo, pero su alcance y extensión son controlables”, indicó el presidente de la compañía, Liang Hua, durante una rueda de prensa celebrada en Shenzhen, ciudad del sureste donde Huawei tiene su sede central.

El directivo indicó que el “efecto de arrastre” ha suavizado el impacto de la inclusión de Huawei en la lista negra estadounidense y, aunque mostró “mucha confianza” de cara a los resultados de la tecnológica en el global de 2019 gracias a la inercia y a la liquidez acumulada, anticipó “dificultades” en lo que queda de año.

Las mayores turbulencias se han vivido en los segmentos de ordenadores inteligentes, servidores y también en las ventas minoristas fuera del mercado chino, aunque Liang afirmó que han conseguido recuperar el 80 % del nivel de ventas anterior al ingreso de Huawei en el citado grupo de empresas vetadas por Washington.

Donde sí vive un buen momento la empresa es en China, donde un informe publicado hoy por la consultora Canalys indica que Huawei consiguió un 38,2 % de cuota de mercado en el sector de los teléfonos inteligentes, la mayor cifra en ocho años para cualquier firma en el gigante asiático.

Aunque agradeció la confianza de los clientes, Liang restó importancia al dato: “si a los consumidores no les gusta (el producto), no lo comprarán. Pero la cuota de mercado no es el objetivo por el que trabajamos”.

Las ventas globales de tabletas subieron un 10 %, los de ordenadores se triplicaron y los de tecnología ponible (‘wearables’) se duplicaron en el semestre.

Otro de los números de la cuenta de resultados que Huawei hizo públicos fue el margen de beneficio neto, que se situó en el 8,7 % hasta junio.

“Trabajamos duro para garantizar nuestra supervivencia, es nuestra máxima prioridad. Seguiremos luchando por sobrevivir y, al mismo tiempo, seguiremos invirtiendo en nuestro futuro”, agregó.

La inversión en investigación y desarrollo (I+D) de la compañía este año se cifrará en 120.000 millones de yuanes (17.431 millones de dólares/15.641 millones de euros).

Liang utilizó la imagen de una avioneta de guerra agujereada por balas para ejemplificar la situación de la empresa: “en los últimos seis meses, Huawei ha estado sometida a una enorme presión por parte del Gobierno de Estados Unidos. Pero, como el avión, seguiremos arreglando cada uno de los agujeros”.

“No hemos tenido que parar ni la producción ni los envíos ni un solo día”, celebró.

Siguiendo con la metáfora, el representante de la tecnológica indicó que ya han arreglado casi todos esos agujeros en el sector de los negocios dedicados a compañías telefónicas, y que el objetivo en lo que queda de año será solventar los problemas en el segmento de ventas minoristas.

Liang destacó que Huawei ha conseguido hasta el momento cincuenta contratos comerciales para redes de quinta generación (5G) y que ha vendido más de 150.000 estaciones base en todo el mundo.

De esos 50 contratos, 11 se firmaron después de la inclusión de Huawei en la lista negra el pasado 16 de mayo, por lo que el dirigente aseguró que ni el despliegue de las redes 5G ni el suministro de productos relacionados se ha visto afectado por el veto estadounidense.

Preguntado acerca del desarrollo de su sistema operativo propio Hongmeng OS, Liang reiteró que “si EEUU nos permite utilizar Android, siempre será nuestra preferencia, pero si no, tenemos la capacidad de desarrollar nuestro sistema operativo y su ecosistema”.

El presidente de Huawei no quiso despejar la duda de si Hongmeng está ya listo y si los teléfonos que lanzarán en los próximos meses lo incorporarán: “ya verán con sus propios ojos cómo de preparados estamos en su momento”.

Por último, acerca de la desconfianza hacia la compañía de la que también se han contagiado algunos gobiernos europeos, Liang aseguró desconocer qué países barajan medidas para restringir la compra de productos de Huawei por parte de las teleoperadoras locales.

“Lo que sí sé es que seguimos cooperando con las teleoperadoras europeas, con las empresas y con los consumidores. Ha habido impacto en nuestros negocios en Europa pero no ha sido grande en el primer semestre”, aclaró.

La compañía se vio en el ojo del huracán de la guerra comercial después de que Washington le prohibiese vender equipos a firmas estadounidenses escudándose en una supuesta amenaza a la seguridad nacional, veto que se levantó parcial y temporalmente tras la cumbre entre el presidente chino, Xi Jinping, y el de EEUU, Donald Trump, a finales de junio. Pekín, 30 jul (EFE)