Greenpeace acusa a las multinacionales de alentar la deforestación

Los países que perdieron una mayor extensión de bosque primario en 2018 fueron Brasil (1,3 millones de hectáreas), República Democrática del Congo (0,4 millones) e Indonesia (0,3). EFE/Hotli Simanjuntak
Los países que perdieron una mayor extensión de bosque primario en 2018 fueron Brasil (1,3 millones de hectáreas), República Democrática del Congo (0,4 millones) e Indonesia (0,3). EFE/Hotli Simanjuntak

Greenpeace denunció hoy que las multinacionales que en 2010 se comprometieron a poner fin a la deforestación no sólo han incumplido su compromiso sino que hasta 2020 habrán contribuido a destruir unas 50 millones de hectáreas de bosque.

Las empresas agrupadas en el llamado Foro de Bienes de Consumo (CGF, en inglés), que se reúne hoy en Canadá, entre las que se encuentran Nestlé, Mondelez o Unilever, se comprometieron a lograr una cadena de producción y suministro que evitara la tala de bosques en 2020.

En un nuevo informe, la organización ecologista advirtió que el año que viene se habrá perdido un área de bosque equivalente a la de España debido a la expansión agrícola con fines ganaderos y de cultivos como la soja, el aceite de palma, el caucho o el cacao, así como la industria papelera.

“Pese a los compromisos, la producción global de materias primas sigue siendo una de las causas principales de la destrucción de bosques”, dijo Greenpeace en el informe “Cuenta atrás hacia la extinción”.

La ONG indicó que este año contactó con más de 50 empresas para comprobar sus avances y que ninguna de ellas pudo demostrar un esfuerzo significativo para erradicar la deforestación de su cadena de suministro.

El sector del aceite de palma sería la causa principal de la deforestación en el Sudeste de Asia, donde la producción de materias primas destruyeron 14,5 millones de hectáreas entre 2010 y 2015, indicó la ONG en un comunicado.

“La impresión es que la gran mayoría del sector de aceite de palma no tiene la voluntad de reformarse. Eso deja a las marcas que utilizan aceite de palma en una posición difícil”, dijo el jefe de la campaña de bosques de Greenpeace en Indonesia, Kiki Taufik, en un comunicado.

Greenpeace alertó que la demanda global de materias primas seguirá creciendo si no se introducen cambios, por lo que recomendó a limitar la expansión agrícola mientras se realiza una transición a cultivos y granjas sostenibles y una dieta que reduzca los productos cárnicos y lácteos.

Los países que perdieron una mayor extensión de bosque primario en 2018 fueron Brasil (1,3 millones de hectáreas), República Democrática del Congo (0,4 millones) e Indonesia (0,3), según World Resources Institute.

Por otra parte donde más se aceleró la deforestación fue en Ghana (con un aumento del 60 % respecto al año anterior), Costa de Marfil (26 %) y Papúa Nueva Guinea (22 %). Yakarta, 11 jun (EFE)