Por -

La esperanza de vida de las personas alcohólicas se reduce 20 años ¡Piénsalo!

Abusar del alcohol puede causar hasta 60 enfermedades: produce problemas en el hígado, páncreas o estómago, así como en el sistema nervioso central y periférico. Además, genera una mayor vulnerabilidad para las infecciones, los trastornos psiquiátricos (como ansiedad, depresión o insomnio) y las disfunciones sexuales.

Esto afirma el doctor Josep Guardia, psiquiatra de la Unidad de Conductas Adictivas del Hospital de la Santa Creu I Sant Pau, de Barcelona, tal como publica 20minutos.es. El experto lamenta que las personas con este tipo de problemas no pidan ayuda y, que cuando lo hacen, es por otras enfermedades o trastornos psiquiátricos.

“En muchas partes del mundo, el consumo de bebidas alcohólicas es una característica común de reuniones sociales. Sin embargo, el consumo de alcohol conlleva un riesgo de salud adversa y consecuencias sociales relacionados con sus propiedades intoxicantes, tóxicos y productores de dependencia.

El consumo de alcohol también es asociado con un mayor riesgo de afecciones agudas, como lesiones, incluyendo accidentes de tráfico”, indican desde la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Un estudio realizado por científicos de las universidades alemanas de Greifswald y de Lübeck reveló que la esperanza de vida de las personas alcohólicas se reduce 20 años respecto a la población normal. Esto, además, aumenta entre las mujeres: las alemanas alcohólicas tienen una esperanza de vida de 60 años, mientras los hombres no superan los 58 años. Así, el índice de mortalidad de las mujeres alcohólicas resultó ser 4,6 veces mayor, mientras en los varones alcohólicos se incrementó 1,9 veces.

La investigación -que se publicará en la revista estadounidense Alcoholism: Clinical & Experimental Research- se basó en un seguimiento de 4.070 personas desde 1996, en la ciudad de Lübeck y 46 localidades colindantes, de las cuales 153 fueron diagnosticadas como alcohólicas y 149 de ellas investigadas por más de 14 años. Los científicos concluyeron, además, que la dependencia del alcohol reduce la esperanza de vida en mayor medida que el tabaquismo.

Según estimaciones de la OMS, “en la región de las Américas, se estima que cerca de 5.4% de las muertes anuales son atribuibles al consumo de alcohol. Así mismo, las estadísticas reflejan cada vez con mayor frecuencia el primer encuentro de niños y jóvenes con esta sustancia, en edades más tempranas”.

Los que están en riesgo

El consumo de riesgo se sitúa, en los hombres, entre los 40 y 60 gramos de alcohol puro al día y, en las mujeres, entre 20 y 40 gramos, según indica la OMS. Los hombres son tres veces más propensos a padecer una adicción por alcohol que las mujeres.

Sin embargo, estudios más recientes muestran una progresiva disminución de las diferencias entre el consumo de alcohol de varones y mujeres. Además, en la población más joven de muchos países –entre ellos, Argentina- estas diferencias son casi inexistentes.

Tal como explica la psicóloga Mariana B. López (CIIPME – CONICET), las diferencias históricas y universales entre el consumo de alcohol de varones y mujeres fueron interpretadas, por un lado, en función de las diferencias biológicas entre los sexos: es decir, al consumir la misma cantidad de alcohol que los varones, ellas alcanzan mayor concentración en sangre en menos tiempo. Esta diferencia metabólica hace a las mujeres más vulnerables a los efectos tóxicos del alcohol, por lo cual, desarrollan problemas de salud (hepáticos, cardíacos y neurológicos) más severos y en menor tiempo que los varones.

Sin embargo, dice López, “las características biológicas no son suficientes para explicar por qué las diferencias en el consumo entre varones y mujeres no son las mismas en distintas culturas, ni explican la creciente convergencia en los patrones de ingesta. Para comprender estos aspectos del problema es necesario analizar las variables socioculturales”.

Por ejemplo, los crecientes cambios en la vida de las mujeres pueden entenderse como una fuente de estrés, ya que muchas de ellas no reemplazaron su rol de ama de casa por el de trabajadora fuera del hogar, sino que los sumaron, multiplicando las exigencias. Entonces, “el alcohol podría estar sustituyendo el extendido uso de psicofármacos para el alivio de ese estrés”, explica la especialista.


Con información de entremujeres.com



Deja tu comentario

Te puede interesar


Suscríbete a nuestros boletines

Recibe todos los días las noticias más relevantes de Minuto30.com

Instala nuestras Apps

Todas las noticias de Minuto30 en tu bolsillo
  • Minuto30 para Android
  • Minuto30 Play para Android
  • Minuto30 Play para iOS
  • Síguenos en las redes

    Minuto30.com
  • Minuto30 S.A.S - Copyright © 2020 | Superintendencia de Industria y Comercio - Nit: 900604924-8 | Medellín - Antioquia, Colombia | info@minuto30.com