Por -

Cómo sobrevivir al guayabo: “Ayuditas” para disminuir la resaca

Minuto30.com .- A la hora de las celebraciones todos disfrutamos sin acordarnos que mañana será otro día… y que la resaca se hará presente en nuestra vida. Acá podrás encontrar algunas posibles ayudas para aminorarla.

Si definitivamente no puedes vivir con “el guayabo” o la resaca, la mejor solución es NO BEBER!

SÍNTOMATOLOGÍA:

1. LOS MOLESTOS DOLORES DE CABEZA
Los especialistas sostienen que esas molestias producidas a la mañana siguiente se deben a diversos factores. El primero es la deshidratación, porque el alcohol inhibe la hormona responsable de retener líquido en el cuerpo y, como resultado, los riñones no conservan el agua que deberían. El segundo, el alcohol dilata los vasos sanguíneos de la cabeza, lo que incrementa el dolor.

2. UN AGITADO SISTEMA NERVIOSO
El alcohol es un sedante y cuando consumimos mucho, el cuerpo se preocupa de que no durmamos hasta la inconciencia. Por esto, el sistema nervioso está alerta, en un estado hiperactivo, lo que nos puede llevar a sudar, temblar, ser sensibles a la luz, los sonidos y el tacto. Este estado continúa incluso cuando el alcohol ha abandonado el cuerpo y se agrava si no se descansa apropiadamente.

3. CALAMBRES Y MÚSCULOS DÉBILES
Todo implica un gran esfuerzo físico después de una larga noche de alcohol. La debilidad de nuestros músculos se debe a la fatiga, resultado de la deshidratación y la baja de azúcar en nuestra sangre. Esto, junto a la acumulación de ácido láctico, producto de la metabolización del alcohol, puede producir fuertes calambres en los brazos y las piernas.

4. LA CONCENTRACIÓN SE VE INTERRUMPIDA
Estudios sugieren que la resaca interfiere con la memoria a corto plazo y la concentración. Un estudio norteamericano realizado en pilotos militares, reveló que la capacidad de vuelo sigue siendo afectada desde ocho a 14 horas después de beber. Otras investigaciones especifican que la culpa puede ser nuevamente de la deshidratación y también del acetaldehído, una sustancia que se genera luego de la descomposición del alcohol.

TRATAMIENTO:

Se recomienda una dieta con:

zumo de naranja al levantarse aporta las vitaminas que el cuerpo necesita para recuperarse.
– ingerir sólo alimentos suaves, que no agraven la irritación de la mucosa del estómago.
– lo mejor para esto es un yogur, y también un café con leche.

Conviene acompañarlo de un analgésico para el dolor de cabeza (Paracetamol o Ibuprofeno) y el malestar general. Luego, un poco de ejercicio y una ducha o baño relajante.

Lo más importante, NADA de alcohol. En contra de lo que piensan algunos, el alcohol no mejora la resaca, sino que la agrava porque es la misma sustancia tóxica que causó sus efectos.

Algunos sostienen que el consumo de bebidas energéticas pueden suavizar los síntomas de la resaca.

El alcohol elimina la vitamina B1 del organismo, lo cual es una de las razones de que luego sintamos sed. No es que reponerla vaya a aliviar la resaca, pero devolveremos al cuerpo parte de su estado normal. Para ello, lo mejor son las legumbres, cereales, leche y carne.

Las mujeres que estén tomando la píldora anticonceptiva necesitarán además un suplemento de magnesio, por ejemplo comiendo un puñado de frutos secos.

Algunos mitos afirman que las pastillas de vitamina B6 tomadas antes o después de beber evitan la resaca. Sin embargo, la única utilidad de esta vitamina es su aplicación por vía intramuscular en casos graves para acortar, que no eliminar, los efectos secundarios de una intoxicación etílica.

Tampoco es cierto que ayude beber mucha agua para orinar, porque el alcohol se elimina a una velocidad de siete gramos por hora y es imposible acelerar el ritmo. Pasar durmiendo este tiempo de recuperación es la solución más frecuente y que mejor ayuda a superar los efectos desagradables.

PREVENCIÓN:

Como se ve, la mejor cura es siempre la prevención, y así conviene tener presentes algunos otros consejos: No conviene mezclar el alcohol con agua, porque ésta hace que aquel se absorba con más rapidez; la leche, en cambio, tiene el efecto contrario, y es lo mejor para después de unas copas.

No beber nunca antes de comer, con el estómago vacío, y evitar las comidas fuertes y con grasas porque hacen que apetezca más un buen vaso de vino que con una comida sencilla y ligera.

La regla de oro consiste en beber a un ritmo al que el organismo pueda eliminar el alcohol de forma suficiente. Por esto es tan importante comer a la vez que se bebe, ya que de esta forma el estómago tarda hasta cuatro veces más en absorber el alcohol. Sin embargo conviene tener presente que en contra de lo que suele pensarse, el alcohol no facilita la digestión sino que al ser una sustancia tóxica, la dificulta.

Una de las bebidas más peligrosas, a la vez que más populares, es la combinación del alcohol con refrescos de cola u otros que contengan cafeína. Esto es debido a que los efectos excitantes de la cafeína anulan los relajantes del alcohol incrementando sus efectos aunque en principio se note menos.

ETIOLOGÍA Y BEBIDAS SUSCEPTIBLES DE PROVOCAR RESACA:

La causa de la resaca reside en unas sustancias residuales que se generan simultáneamente al proceso de obtención del alcohol, por lo que son llamadas congéneres, sobre todo el metanol, la histamina, el acetaldehído y diversos polifenoles.

Al descomponerse producen además diversas sustancias también ponzoñosas, tóxicas o venenosas responsables de los síntomas. Estas sustancias congéneres están en proporción mayor en las bebidas alcohólicas o espirituosas menos destiladas y de color más oscuro, elaboradas así por sus efectos organolépticos, en especial las de naturaleza vínica (brandy, oporto, moscatel, vino tinto) y los whiskies.

Por ello las que producen más resaca son, por este orden, coñac, vinos tintos, ron, whisky, vino blanco, ginebra y vodka. La resaca afecta más a las mujeres que a los hombres, porque el hígado de los hombres procesa y descompone con más eficacia y rapidez el alcohol y los congéneres.

No está demostrado que mezclar bebidas alcohólicas distintas provoque síntomas de resaca mayores. El consumo habitual induce cierta tolerancia y eleva el umbral de resaca al aumentar la cantidad y actividad de la deshidrogenasa alcohólica (enzima que metaboliza el alcohol).



Deja tu comentario

Te puede interesar


Suscríbete a nuestros boletines

Recibe todos los días las noticias más relevantes de Minuto30.com

Instala nuestras Apps

Todas las noticias de Minuto30 en tu bolsillo
  • Minuto30 para Android
  • Minuto30 Play para Android
  • Minuto30 Play para iOS
  • Síguenos en las redes

    Minuto30.com
  • Minuto30 S.A.S - Copyright © 2020 | Superintendencia de Industria y Comercio - Nit: 900604924-8 | Medellín - Antioquia, Colombia | info@minuto30.com