Donó el cuerpo de su madre a la medicina y descubrió que fue explotado en un experimento del ejército de EE.UU

Jim Stauffer/Cortesía

La madre de Jim Stauffer, un ciudadano de Arizona, Estados Unidos, falleció a causa de alzheimer en el 2014, este decidió donar su cuerpo a la medicina y pocos minutos después el cuerpo fue recogido por la Biological Resource Center (BRC), sin embargo 5 años después descubrió que los restos de su madre fueron parte de un experimento de explosivos del Ejército.

El joven descubrió el terrible final de los restos de su madre gracias a un investigación de un medio de comunicación que develó las malas prácticas de la BRC, donde se habían cometido diversos casos similares.

“Supuestamente la ataron en una silla sobre algún tipo de aparato, y se produjo una detonación debajo de ella para obtener una idea básica de qué le sucede al cuerpo humano cuando un vehículo es atacado con un dispositivo explosivo improvisado” declaró en una entrevista Jim.

Según la investigación el cadáver fue vendido a los militares estadounidenses por 5.893 dólares, no sin antes cortarle una mano para cremarla y enviarle las pocas cenizas a su hijo.

Jim afirmó que en el papel que le dieron a firmar había una casilla para permitir este tipo de procedimientos, asegurando que tachó todas estas casillas con un “no”.

Posteriormente a las revelaciones hechas por la investigación 33 afectados, incluido Jim, decidieron demandar a dicha compañía que en la actualidad esta fuera de funcionamiento.

Además su propietario, Stephen Gore, encuentra pagando una condena de casa por cárcel por dirigir un negocio ilegal y deberá comparecer nuevamente ante la justicia en octubre por el caso de la BRC.