Con un sencillo experimento científicos buscarán demostrar la existencia de un universo paralelo

Foto tomada para ilustrar los hechos.
Foto tomada para ilustrar los hechos.

Leah Broussard, física del Laboratorio Nacional Oak Ridge, en Tennessee, Estados Unidos, se está preparando para llevar a cabo un experimento que buscará demostrar la existencia de un universo paralelo hecho de “materia espejo”, prueba que algunos han catalogado como la “apertura de un portal” a dicho universo.

Los experimentos consistirán en enviar un haz de partículas subatómicas por un túnel de 15 metros, pasando por un poderoso imán y contra un muro impenetrable, si la configuración es la correcta algunas de esas partículas se transformarán en versiones espejo de sí mismas, permitiéndoles hacer un túnel a través del muro, si esto se da, sería la primera evidencia de un mundo paralelo al nuestro.

De acuerdo a la investigadora este experimento es especialmente sencillo, pero de encontrar una sola partícula espejo, probaría que el universo visible es la mitad de lo que verdaderamente existe, cambiando las reglas de la física, “si descubres algo como eso, el juego cambia totalmente”, aseguro Broussard.

Pese a esto afirmó que sería improbable que exista vida inteligente en dicho universo, “tendría sus propias leyes de la física y su propia historia, no encontrarías una versión tuya allí, aunque en teoría podrían presentarse átomos y rocas espejo, incluso planetas y estrellas”.

Tomará alrededor de un día en llevar a cabo el experimento, recolectar la información y corroborar por posibles errores podría tomar unas cuantas semanas.