Caso Yuliana Samboní. Inició el juicio contra los hermanos Uribe Noguera

Catalina y Francisco Uribe Noguera
Catalina y Francisco Uribe Noguera. Archivo/Cortesía
Catalina y Francisco Uribe Noguera
Catalina y Francisco Uribe Noguera. Archivo/Cortesía

Minuto30.com-. En los juzgados de Paloquemao en Bogotá inició el juicio contra Catalina y Francisco Uribe Noguera, hermanos de Rafael Uribe Noguera, condenado por el atroz crimen de Yuliana Andrea Samboní, ocurrido el 4 de diciembre de 2016.

El juicio inició con el testimonio del capitán de la Policía Gabriel Alejandro Niño, actual comandante del Gaula Tolima. Al momento de los hechos el capitán Niño estuvo a cargo del operativo de búsqueda de la menor de 7 años.

Cabe recordar que la Fiscalía acusó a los hermanos de presuntamente haber destruido evidencia importante para el caso de forma “deliberada y consciente”. Según el ente acusador, Catalina y Francisco estuvieron dos horas en el apartamento del edificio Equus 66 junto a su hermano, Rafael, sin informar a las autoridades; en ese momento, ellos ya tendrían conocimiento de la desaparición de la niña en la camioneta del arquitecto.

Durante el inicio del juicio, el capitán Niño contó detalles sobre lo ocurrido el día del crimen de la pequeña.

“Me informa (Francisco) que parecer que ya encontraron a su hermano, que se iba a encontrar con él, que le diera unos minutos. Yo le pedí que me diera información para ir al tiempo con él y poderlo ubicar. Me dijo que le diera unos minutos para encontrarlo y que habláramos en un momento”, indicó el oficial en la diligencia judicial, reseñado por Semana.

Contó que la llamada fue entre las 6:30 y 7:00 pm, y que calcula que entre las 7:00 y 7:20 pm recibió una nueva llamada de Francisco informando que llevaba a su hermano a la Clínica Monserrat porque “estaba mal de salud”.

Narró el capitán que fue después de las 7:00 de la noche que los oficiales de la Policía se dirigieron a la clínica para encontrarse con los hermanos Uribe Noguera. En el lugar, Francisco les informó que cuando iban en camino en el taxi, Rafael les confesó que la menor intentó gritar y que por eso le tapó la boca, la asfixió, y que ante el susto escondió el cuerpo debajo del jacuzzi.

Detalló que los agentes de Policía fueron guiados por Francisco hasta el apartamento, y que no tuvieron que forzar la puerta porque tenía las llaves de ingreso.

Por su parte, la Fiscalía aseguró: “Catalina tomó el ascensor hasta el sexto piso y se dirigió al apto 603. Sin embargo, no pudo entrar sino hasta que Francisco llegó, diez minutos más tarde. Ingresó por la portería y descendió al sótano por las escaleras, encontrando allí la camioneta estacionada con la puerta sin seguro, y al abrirla observó el zapato blanco de talla infantil en su interior”.

Para el ente acusador, Francisco debió haber informado del hallazgo inmediatamente, pero no lo hizo. “Los tres hermanos permanecieron reunidos en el apartamento aproximadamente desde las 4:00 pm hasta pasadas las 5:30 pm, lapso durante el cual se registró actividad telefónica intensa y constante por parte del señor Francisco Uribe Noguera”.