Pearce Delphin, que en Twitter aparece con el seudónimo @zzap, y vive en la ciudad de con sus padres, introdujo un código Javascript como texto normal en un mensaje que desencadenaba la apertura de páginas web con tan sólo pasar el ratón por encima.

Los hackers se aprovecharon de la idea y usaron durante cerca de cinco horas el código para redirigir a los usuarios hacia páginas pornográficas o crear tweets (mensajes) que se repetían cada vez que eran leídos.

“Lo hice sólo para ver si se podía hacer (…) ver si el código Javascript podía utilizarse en un tweet”, afirmó el joven por correo electrónico.

“Al enviar mi tweet, nunca imaginé que esto podría acabar así”, añadió.

Millones de cuentas se vieron afectadas, como la de Sarah Brown, esposa del ex primer ministro británico, cuyos mensajes siguen más de un millón de personas.

El portavoz de la Casa Blanca Robert Gibbs envió un mensaje diciendo: “Mi delira. Llamo a los técnicos”.

Twitter se disculpó el martes ante sus millones de usuarios. Uno de los responsables del equipo de seguridad del portal de microblogs, Bob Lord, aseguró que no resultaron afectados los datos de las cuentas personales.

Vía ElTiempo.com