Hoy, justamente cuando “ha  sido elegida, como la ciudad más innovadora”, se hace ostensible, objetivamente, que el gobierno de la ciudad, la administración y gestión de lo público, por lo menos tiene un movimiento pendular entre Bernays, el padre de las relaciones públicas y Goebbels, el venenoso e incondicional ministro de propaganda de Hitler..,